buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:48 min. rellotge



Yerma, de Federico García Lorca

“Con “Yerma” Federico García Lorca consiguió un gran éxito en el Madrid de 1934. Se trata de una obra trágica, que fue estrenada en medio de una gran controversia.

Sin duda, es un excelente reflejo de los problemas sociales que explotarán luego durante la Guerra Civil Española. Después del gran estreno en Madrid, no sin polémica, en Barcelona tuvo una acogida espectacular. Con el tiempo, se acabó convirtiendo en una de las obras magnas de Federico García Lorca. Y es que la particular visión de un mundo rico y complicado como el de “Yerma” no tiene desperdicio alguno.

En cuanto a argumento, aclarar que el propio Lorca, cuando la estaba escribiendo dijo que más que un tema trataba el desarrollo de una personalidad. Se nos muestra la evolución de un personaje hasta darse cuenta de lo que no quiere saber. Esto es, que nunca podrá tener descendencia.
Es Yerma una mujer joven y casada con un hombre con el cual no logra tener hijos. Ella se esfuerza al máximo para conseguir su objetivo e intenta encontrar su propia identidad en medio de un ambiente nada propicio para ello. Tiene un entorno totalmente represivo y ahogante. Nos referimos a la Andalucía rural de los años 30.

Una característica fundamental de Yerma es que ésta es una mujer que obra de forma irracional. Lo hace según sus sentimientos y emociones. Se mueve por pasión. Su comportamiento se basa en lo que bien explica una vecina: “No hay en el mundo fuerza como la del deseo”. Yerma cree firmemente en estas palabras. Ella piensa que el deseo es la fuerza que mueve al mundo. Por eso comenta de su marido: “Él no ansía hijos… y como no los ansía no me los da”. Pero aunque Yerma no pueda tener descendencia con su pareja, la verdad es que no quiere resignarse a esto. La esterilidad es el motivo de la tragedia de Yerma. Ella no se conforma con no tener hijos porque su máxima aspiración es ésta. Entonces, lo que ocurre es que con esta tensión acumulada hay una gran violencia lingüística que al final va a culminar en un asesinato. Y es que lo que no se ha podido arreglar con el diálogo terminará con la fuerza.

Por otra parte, el marido de Yerma se nos presenta como una víctima, ya que no puede ofrecerle a su mujer lo que ésta pide. Esto es lo que le llevará a morir violentamente en manos de su esposa. No obstante, el origen de la violencia proviene tanto de Juan como de Yerma, aunque sea de diferentes formas. Luego, como Yerma no consigue tener descendencia de forma natural recurrirá a lo sobrenatural para lograrlo. De esta forma, acude a una conjuradora pero ello tampoco produce buenos resultados.

Otro de los problemas que tiene Yerma es que se encuentra totalmente encerrada en su casa y ello no le permite desarrollarse como mujer, ya que ni siquiera en su propia casa encuentra la paz. De hecho, el matrimonio se ve amenazado por el ambiente que les rodea. Por un lado, el de su propia casa, ya que el mundo conyugal les oprime de tal forma que acaba con toda buena relación. Y es que en su hogar están presentes dos personas ajenas a la pareja, que desde luego, nada pueden aportar de positivo a la intimidad del matrimonio. Yerma se encuentra, pues vigilada por sus dos cuñadas, las cuales Juan ha acogido para cortar con la maledicencia del pueblo. La verdad es que los rumores y las habladurías de la gente eran muy importantes en el ambiente rural de aquellos tiempos. A Juan esto le preocupa en gran manera, lo que piensan los demás. A decir verdad, está constantemente pensando en ello. De esta forma, no es de extrañar que sus frases más habituales sean las siguientes: “Así darás que hablar a las gentes”, “no me gusta que la gente me señale” o “el pueblo lo empieza a decir”. Por el contrario, Yerma no le da importancia alguna a todo ello. Por eso ella suele decir: “Puñalada que les den a las gentes”. También relacionada con ello está la idea existente en ese momento de que la mujer si hablaba fuera de casa estaba cometiendo un pecado y además incluso podía llegar a perder el honor. Sobre esto hay una conversación ilustra muy bien esta idea:

Yerma: “Hablar con la gente no es pecado”
Juan: “Pero puede parecerlo… Cuando te den conversación cierra la boca y piensa que eres una mujer casada”.

Todo esto nos muestra muy bien la mentalidad ultraconservadora, imperante en aquella época. Según ésta, una mujer tenía que estar casada y tener descendencia, sin preocuparse de otra cosa. Esto era lo máximo a lo que se podía llegar, según la sociedad, y nada más. Por eso Yerma ni se puede plantear otra vida que no sea la que tiene y también por ello se obsesiona con el tema de los hijos, ya que esto era considerado como el máximo objetivo vital.

Llega un momento en que la única solución que ve Yerma al problema es acabar, de alguna manera, con su propia identidad. Como mínimo quiere acabar con su propio nombre, según su origen etimológico: “la inhabitada”, teniendo un hijo. Y es que si no, tiene la sensación de que algo muy malo va a suceder, que pasará una gran desgracia que será del todo irrevocable. Ella cree que: “Cada mujer tiene sangre para cuatro o cinco hijos y cuando no los tienen se les vuelve veneno, como me va a pasar a mí”. Así, vemos como ella misma hace sus propias premoniciones. Ella ya se siente predispuesta, desde buen principio, a un destino fatal.

Finalmente, Yerma acaba cometiendo un doble crimen. Por un lado, termina con un matrimonio que es pura conveniencia, ya que su verdadero amor es Víctor. Por otro, acaba con una posible vida que podría nacer de su relación con Juan. Yerma es víctima de sus propios actos. Porque para mantener la honra y la buena apariencia no se va a ir con otro hombre y en este caso será imposible que procree.

Nos hallamos, pues, ante una tragedia que era el pan de cada día para muchas mujeres de principios del siglo XX. Todas ellas eran víctimas de una mentalidad cerrada y sexista que no les permitía mirar más allá de las cuatro paredes de su casa. En aquel entonces, por lo general, la mujer callaba y aceptaba su desdichado destino. Un destino que no le permitía desarrollarse, ni mucho menos, en todas sus facetas como persona. No obstante, gracias a la maestría de Lorca, tenemos un auténtico retrato de lo que pasaba en España entonces. Así, “Yerma” se convierte en un testimonio… en la voz de todas esas mujeres que nunca tuvieron la mínima oportunidad de hablar.








...por Carme Bosch ...por Carme Bosch


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::