buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:39 min. rellotge



Safo de Lesbos

La poesía griega tiene unos orígenes oscuros y difíciles de precisar. La lírica le debe a Safo, “la décima musa”, sus características principales: la influencia de la música oriental, el individualismo y la pasión.

Mujer bella, políticamente comprometida, inteligente y exquisita, representó una revolución social y un personaje de gran influencia en la época. Adorada por unos, perseguida por otros, censurada, su vida y obra no dejó ni deja indiferente a la humanidad. Se acuñaron monedas con su rostro, se le ha dedicado estatuas, se toma como origen y justificativo de la homosexualidad e incluso su nombre sirve de título de seminarios de investigaciones feministas para las universidades públicas. Poco se sabe de ella y nada por fuentes fiables de la época, pero aún así más se intuye.

De Safo se cree que nació en Mitilene, isla de Lesbos. Vivió en el siglo VI a.C. aunque las fechas no son precisas, y parece ser que murió no demasiado mayor. Culta, inteligente, rebelde y de gran belleza despertó pasiones y envidias entre sus coetáneos. De ella ensalzaría el poeta Alceo sus trenzas negras y su dulce sonrisa.

Pertenecía a una familia noble de la más rancia aristocracia eolia. Su padre se llamaba Escamandrónimo y su madre, como ella antes de cambiarse el nombre, Cleis. Tenía dos hermanos varones y una hija. Respecto a si se casó las fuentes son confusas, posiblemente enviudó de un rico comerciante y al quedar libre fundó una escuela para mujeres jóvenes enseñando además de literatura, música y danza. Es la primera mujer fundadora de una academia de filosofía. De su relación con las alumnas nace la leyenda no confirmada sobre su sexualidad, divulgada en Alejandría y Roma en épocas muy posteriores y que incluso llega a nuestros días convirtiéndose su nombre y lugar de nacimiento en el apelativo de la homosexualidad femenina (safismo, lesbiana, lésbico…).

Los rumores que hablan de la vida de Safo son infinitos, durante años se creyó en los amores de Safo con el joven marino Faón y el intento de suicido de la poetisa arrojándose al mar desde el promontorio de Leúcade, pero hoy día esta leyenda no tiene credibilidad y se supone que pertenece a una cortesana apodada de la misma manera. Pocos datos reales tenemos sobre la autora.

Desterrada a Sicilia por su enfrentamiento político al tirano Pitaco de Mitilene, y al imperar una cultura sexista en la Magna Grecia, es lógico pensar que se justificara la fama y la influencia de una mujer como Safo respecto al ejercicio de la prostitución, las conspiraciones y la homosexualidad y se le tildara de meretriz y cortesana, único tipo de mujer con cultura e inquietudes frente a las amas de casa tradicionales de la época. ¿Qué hay de verdad en estos rumores malintencionados y frutos de la ignorancia o la envidia?.

De corazón ardiente se enamoró en infinitas ocasiones, unas embriagada por el gozo y otras tantas de manera desgarradora y dolorosa llegando al despecho, su sensibilidad extrema se potencia constantemente en su obra.

Además de la labor pedagógica se dedicó a una extensa actividad poética de la que nos queda por referencias pocos versos que los compiladores alejandrinos recogieron de los que se conservan fragmentos distribuidos en pairos de diferente origen.

Despertó verdaderas pasiones entre los máximos representantes de las letras, la política y las élites de Grecia. Platón la adoraba por su sensibilidad y maestría técnica y a pesar de lo que ella escribiera: “irremediablemente, como la noche estrellada sigue al rosado ocaso, la muerte sigue a todo ser viviente”, su espíritu permanece inmortal.

Contexto

La poetisa vivió en la llamada civilización griega arcaica. Tras una primera etapa de domino de la épica floreció en manos de Safo la lírica aparecida un siglo antes con Arquíloco de Paros. Este tipo de poesía individualista, directa, culminó en la etapa clásica.

Safo se encontraba arropada por el poder económico y social de una familia pudiente. Además las inquietudes propias de su inteligencia y la formación que supo cultivar unido a la belleza que reconocen sus contemporáneos le proporcionaron un perfil completamente distinto al de las atenienses: amaba la libertad y la formación por encima de los convencionalismos de la época.

Implicada políticamente, explícita en sus afirmaciones, este compromiso le deparó no pocos enemigos y detractores.

Su estilo influyó en muchos poetas de su época y en posteriores, algunos de los cuales la imitaron con descaro. La honda huella que dejó entre otros en Teócrito, Catulo, Horacio y Ovidio, se puede observar en sus temas y sus recursos métricos.

Poco más se sabe y de fuentes muy indirectas sobre la vida de la poetisa, infinidad de rumores y leyendas respecto a su sensibilidad, a sus reacciones desmedidas al amor, y de su pasión como describen los poemas.

Obra

Fundó en su isla natal una academia para mujeres jóvenes consagrada a la Diosa Afrodita, a quien dedicó emotivos poemas, era la Diosa de la belleza, del amor y de la vida universal. Reconocemos en su obra por tanto un panteísmo nada disimulado.

Interpretaba sus creaciones tañendo su bárbito, un instrumento musical algo más grande que la lira. En la cultura helénica la música y la literatura estaban estrechamente identificadas.

Utilizó el dístico, las estrofas de tres o cuatro versos, y combinó diferentes metros, uno de los cuales lleva su nombre. Gran parte de su obra se perdió poco después de su muerte, rescatándose algunos versos que nos llegan tras censuras y traducciones del dialecto eolio original. Hacia los siglos III a I a. C., se rescató parte de su poesía, que se recogió en diez volúmenes: nueve de verso lírico y uno de verso elegíaco. Se conservaron copias de ellos hasta la Edad Media, en cuya oscuridad acabarían desapareciendo. Durante el siglo XI, sólo encontraremos fragmentos de la obra de Safo en las citas de algunos escritores.

De los 650 versos que nos restan tras la oscuridad medieval, la versión castellana nos llegó de los hermanos Canga-Argüelles y de José Antonio Conde.

La poesía de Safo se caracteriza por la exquisita belleza de su dicción, su perfección formal, su intensidad y su emoción, odas de calidad sublime y de incomparablemente sincera expresión. Su principal fuente de inspiración fueron los motivos locales y personales, predominaban en ella los epitalamios o cantos de himeneo y las canciones de tema religioso o pasional.

Su obra es brillante, fresca y explícita. La obra de una mujer sin igual, la obra de Safo de Lesbos.








...por Juan R. Vélez ...por Juan R. Vélez


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




4 comentarios en Safo de Lesbos

  1. La maravillosa Safo de Lesbos es universal. No se sabe mucho de su vida y esta biografía de Safo de Lesbos nos ayuda a conocerla un poco más.

  2. Safo de Lesbos fue una poetisa de una exquisita sensibilidad femenina. Le debemos mucho a ella.

  3. Los versos de la poetisa de Lesbos se caracterizan por ser tan apasionadas como simples y dejan clara constancia de su atracción y relación con otras mujeres.

  4. Me gusta mucho esta redacción en la que nos ayuda a conocer a Safo de Lesbos y así saber un poco más de su vida, para mi la la poetisa Safo de Lesbos es grandiosa.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::