buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 5:35 min. rellotge



Rayuela, de Julio Cortázar

Rayuela es un juego y como tal le propone al lector, ya desde la primera página, que participe activamente en él.

Encontramos dos opciones de lectura; una es la de leer el libro en su orden lógico y terminar en el capítulo 56, donde aparecen tres asteriscos simulando la palabra fin, y la otra, en cambio, propone seguir un orden alternativo, establecido en un Tablero de Direcciones, comenzando por el capítulo 73 y saltando de capítulo en capítulo.

De este modo se está implicando al lector de tal forma que puede elegir qué novela quiere leer. Con esta irreverencia a la novela tradicional, de orden lógico, Cortázar intenta revolucionar la literatura, sobretodo el género narrativo, atacándolo desde él mismo. No entiende el autor una obra sin lector en el sentido en que es este último el que reconstruye la historia dando vida a los personajes con su lectura. Se convierte así en un cómplice de las aventuras que allí están sucediendo y se pone a la altura del autor, en su tiempo, en el momento en el cual escribía la obra. Por medio de la trasgresión del género, hasta entonces bien fijado y normalizado, Julio Cortázar hace que el lector asuma el riesgo de leer algo para lo que no está preparado, algo que tiene que ir reconstruyendo mediante su lectura. Se convierte así en un lector activo que se transforma en autor de lo que lee. Esta revolución en la novela nos abre la puerta hacia la modernidad que se va gestando en los años 60. América latina sufre un “boom” literario provocado, en parte, por los fuertes movimientos políticos de la época. La narrativa se lanza en busca de nuevas pretensiones, busca lo mágico, la ficción, el realismo mágico. Se crea así una concepción de la novela nueva hasta el momento, nada tiene que ver con sus antepasados, nadie, ni siquiera el autor, sabe lo que va a deparar ese escrito porque nada es como se espera. Se rompen las formas y se desafían los estilos; la literatura hispanoamericana ha abierto una brecha con la literatura tradicional.

Rayuela necesita un lector libre, libre de ataduras, de perjuicios, de pensamiento, y esto es lo que pide este escritor revolucionario. Argentino nacido en Bruselas, fue profesor de lengua y literatura francesa en varios institutos de Buenos Aires y, más tarde, lo sería en la Universidad de Cuyo. Consigue una beca para realizar estudios en París donde comienza a trabajar como traductor de la UNESCO, cargo que desempeñará hasta su jubilación. Una invitación por parte de Fidel Castro para visitar Cuba marcará su rumbo político ya que desde entonces se convertirá en un gran defensor y luchador de la revolución cubana, al igual que hará más adelante con la Nicaragua sandinista. En 1963 se publicó Rayuela sin otra finalidad que la de plantear los grandes pensamientos filosóficos y metafísicos en forma de novela. Los personajes luchan por encontrar su camino y rompen los moldes del pensamiento tradicional. No se nos propone una solución pero sí que se nos ofrecen varios caminos que podrían ser válidos pasajes para cruzar el muro y ver lo que hay más allá.

Nacida sin orden y sin plan previo, esta obra narra una historia de amor, de dolor y miseria, de celos y ternura. Una historia que van narrando los personajes. Julio Cortázar pone sus pensamientos en boca de Morelli, un escritor en busca del arte auténtico que nunca encuentra, ya que, para él, todo es decadencia. Nos propone una innovación en la novela mientras nos deja ver a un intelectual solitario, sin amigos, sin lectores y con ganas de encontrar una solución. Oliveira le escucha e intenta comprenderlo mientras vaga buscando algo que no sabe muy bien de qué se trata. Es el protagonista que quiere vivir absurdamente, y absurdamente se enamora de la Maga, de su ignorancia y simplicidad que chocan con el desmesurado intelectualismo de Oliveira y el resto de amigos que rodean a la pareja. Ella es la única que busca conceptos comunes y sólo atiende a necesidades físicas; mientras el resto discute sobre las teorías de la vida, a ella sólo le importa su bebé. Cortázar les da total libertad a sus personajes para expresarse y mostrarse como son. Los personajes no se adaptan a su espacio; cuando Oliveira está en París no hace más que recordar Buenos Aires y cuando regresa a Argentina todo le recuerda a París. Confunde también a la Maga con Talita e, incluso, a sí mismo con Traveler, demostrando la debilidad de los personajes que se exilian de sí mismos. Se pierden en un escenario totalmente urbano representado por dos grandes ciudades que simbolizan un microcosmos de la realidad total. En este pequeño mundo se da cabida a los grandes interrogantes mientras los personajes deambulan por sus calles sin tener muy claro el destino final. Tampoco el tiempo es lineal y lo vemos ya en la primera página cuando se nos plantea la doble direccionalidad de la obra. Se convierte en un tiempo alternado, o detenido, o circular, ya que el final de la obra es ilusorio en el sentido en el que el último capítulo remite a al 58 y éste, a su vez, al último de nuevo, de tal forma que nunca termina de terminar. Nos encontramos ante una dinámica interminable, circular, en una especie de laberinto sin fin. Mediante esta estructura se intenta representar lo caótico de la existencia.

En las primeras palabras de la novela, “¿Encontraría a la Maga?”, se nos da la clave de esa búsqueda infinita que rodea la obra. No nos esconde el autor el proceso de creación de Rayuela ya que hace que sea el propio lector quien la vaya reconstruyendo. Cortázar escribe para el lector, para extrañarlo, animarlo, enajenarlo, para que actué ante los problemas que se van planteando. El primer sorprendido, al publicarse la novela, fue el propio escritor cuando se dio cuenta de lo influyente que fue para la generación siguiente a la suya, para los jóvenes. Mientras él escribía para un público adulto, de su edad, miles de jóvenes leían las aventuras de Rayuela y esta fue, nos dice, una gran recompensa.

La obra iba a llamarse, en principio, Mandala, aluyendo a un término utilizado en las religiones budista e hinduista para designar una fuerza que aplaca las reglas del universo, pero siendo éste un término demasiado sacro se cambió el título a Rayuela dándole un significado más lúdico que es, al final, el eje que recorre la obra, no sólo por plantear al lector un juego participativo sino también por aludir a un juego infantil en el cuál no existe un verdadero final sino que se puede alargar la partida hasta el infinito. Lo mismo sucede en la obra sin ser ésta, como ya hemos visto, la única trasgresión. El autor juega con el lenguaje incluyendo textos de trascripción casi fonética, inventa palabras y sonidos, utiliza frases sin sentido semántico, une y desune palabras a su antojo, se acerca a la oralidad en muchas ocasiones y utiliza palabras en diferentes variedades argentinas e, incluso, en otras lenguas haciendo de su literatura algo más universal. Pervierte el uso del lenguaje creando un antilenguaje que se burla de la tradicional lengua literaria para superponer a ésta los verdaderos problemas existenciales. Se crea algo parecido a una antinovela que recoge muchos rasgos de Proust o Kafka y de los movimientos de vanguardia. Cortázar nunca se vio como un surrealista pero vemos influencias como la doble realidad y la unión de ambas, el rechazo de la razón, de lo habitual, la destrucción del sentido común o la imaginación descontrolada. Cortázar unió espectacularmente el pesimismo de la decadencia y lo absurdo con el optimismo de la lucha que nos lleva a entender el camino, la condena de la vida sin sentido con la esperanza de poder hallar la libertad.








...por Silvia Ferrer ...por Silvia Ferrer


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




2 comentarios en Rayuela, de Julio Cortázar

  1. ¿Cuales son los personajes que intervienen en la obra “Rayuela”?

  2. Realmente me tiene loco la palabra “Tura” ya que tiene muchos sinónimos y definiciones.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::