buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 5:45 min. rellotge



Ramón Valle-Inclán

Este escritor gallego tenía un figura inconfundible siendo manco, con melenas y largas barbas de chivo, con capa, chambergo y chalina.

Tras su excentricidad bohemia se esconde uno de los mejores escritores de la Generación del 98.

El escritor español nació en Villanueva de Arosa, Pontevedra, el 28 de octubre de 1866 aunque su vida transcurre en la Puebla Caramiñal, a orillas de la ría de Arosa. Sus verdaderos apellidos civiles eran Ramón Valle y Peña, pero como entre sus antecesores se encontraban los apellidos de Inclán y Montenegro, el escritor decidió formar un nombre completo más sonoro y distinguido, a su manera que quedó: Ramón María del Valle-Inclán y Montenegro.
Tras finalizar el bachillerato, Valle-Inclán se matricula por orden de su padre en la Facultad de Medicina de Santiago de Compostela en el 1866.

En el año 1888 publica su primer artículo titulado “Babel” y su primer poema en la revista Café con gotas. Publica también su primer cuento “A media noche” y fragmentos de una novela “El gran obstáculo” en el Diario de Pontevedra que no continuará.
Tras la muerte de su padre, abandona los estudios de derecho, ya que no le interesaban en absoluto, y se traslada a Madrid donde se quedará un tiempo hasta embarcarse en Le Havre rumbo a un viaje con destino a México. Allí trabajó de periodista en El Correo Español, Veracruzano Libre y El Universal hasta 1893, de la que termina malviviendo. Se nutre de las nuevas corrientes estéticas asentadas en Latinoamérica a partir de la publicación de “Azul” por Rubén Darío.

De regreso a Madrid pasa primero por Cuba y París, en primavera llega a España y se instala con su familia en Pontevedra donde publica “Femeninas”, del que apenas vende ejemplares y pasa desapercibido frente a la crítica. El libro presenta seis historias protagonizadas por mujeres, donde se ven claras huellas del Modernismo literario.
En Pontevedra trabó amistad con Jesús Muruáis, bibliógrafo y profesor de latín en el Instituto de la ciudad, en cuya biblioteca pudo leer a los más importantes autores europeos de la época.
Un año más tarde se traslada a Madrid y frecuenta diversas tertulias que le hacen llevar una vida bohemia en la que pasa mucha hambre, y en las que conoce a Gómez Carrillo, González Blanco, Villaespesa, Azorín, Benavente, Pío Baroja,… Obtiene un empleo en el Ministerio de Fomento, pero lo abandona al poco tiempo.

En una disputa en el Café de la Montaña con un amigo periodista Manuel Bueno, en 1899, recibe un bastonazo que le hunde un gemelo en la muñeca, la herida se infecta, se gangrena y meses más tarde le amputan el brazo izquierdo.
En 1897 publica su segundo libro “Epitalamio” sin demasiado éxito de público. Por esta época participó como actor en obras teatrales como “La comedia de las fieras” de Jacinto Benavente, o “Los reyes del destierro”, adaptación de Alejandro Sawa. También publica “Cenizas”, su primera obra teatral, en la que se recaudan fondos para comprar un fondo ortopédico al autor.
Su fama va creciendo mucho, tanto por su arte como por multitud de anécdotas de su vida excéntrica.

Sobre el año 1900 escribe “Corte de amor”, “Jardín novelesco” y “Jardín umbrío”, y una serie de novelas narrativas constituida por la “Sonata de otoño”, la “Sonata de estío”, “Sonata de invierno” y “Sonata de primavera”, por otro lado escribió “Flor de santidad”, donde la acción transcurre en una Galicia rural y arcaica, poblada de mendigos, pastores y leyendas milagreras, aquellas que escuchaba en la infancia.
Con estas novelas Valle-Inclán configura una imagen mítica de su Galicia natal, algunas historias las reitera en el libro de poemas “Aromas de leyenda”, o el ciclo dramático de las “Comedias bárbaras”, que forman una trilogía, cuya organización argumental es diferente al orden con el que fueron escritas. En primer lugar aparece “Cara de plata” escrita en 1922, y luego fueron publicadas “Águila de blasón” y “Romance de lobos”.
Se estrena en el teatro de la Princesa una obra teatral basada en el protagonista de las “Sonatas, El marqués de Bradomín”. Forma parte del reparto de la obra su futura esposa, con la que contraerá matrimonio al año siguiente.

En el año 1907 se casa con la actriz Josefina Blanco, la boda se celebró en la madrileña iglesia de San Sebastián. El matrimonio tuvo varios hijos: María de la Concepción, Joaquín María, que moriría a los pocos meses, María de la Encarnación, Carlos Luis y Jaime.
Escribe tres novelas ambientadas en la guerra carlista “Los cruzados de la causa” (1908), “El resplandor de la hoguera” (1909) y “Gerifaltes de antaño” (1909), con una amplia visión de carácter histórico. En 1911 estrena “Voces de gesta”. Ese mismo año muere su madre, doña Dolores Peña Montenegro, y comienza a relacionarse políticamente con la guerra carlista. En 1912 publica “La marquesa Rosalinda” y “La cabeza de dragón” (1914).
En el año 1916 está repleto de actos importantes para el escritor. Participa en el homenaje a Rubén Darío. Publica “La lámpara maravillosa”, con una meditación sobre el hecho literario. Crean para él una cátedra de Estética en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, pero Valle-Inclán se aburre y la deja a los pocos meses. Decide cambiar de rumbo y se hace corresponsal de guerra en el frente francés y se declara aliadófilo.
“La pipa de kif” y “Divinas palabras” fueron obras publicadas en 1919.

Su dedicación a la literatura es tan absoluta que no le detienen las privaciones que sufre con su familia.
En el 1921 realiza un nuevo viaje a México, invitado personalmente por el presidente de la República, Álvaro Obregón. En 1927 inicia la publicación de un ambicioso proyecto narrativo titulado “El ruedo ibérico” con el que pretende narrar la historia de España.
Es en 1929 cuando es encerrado en la cárcel Modelo de Madrid, por negarse a pagar una multa a causa de unos incidentes ocurridos en el Palacio de la Música y proferir insultos a la autoridad. Este incidente aparece transfigurado literariamente en una escena de su famosa obra “Luces de Bohemia”, donde el autor da vida al esperpento humano, aunque ya hubo antecedentes en Quevedo y Goya. En el año 1933 se separa de su mujer.

Escribe muchas obras entre ellas: “Farsa”, “Licencia de la reina castiza”, “El embrujado”, “La hija del capitán”, “La lujuria o la muerte”, “La corte de los milagros”, “El retablo de la avaricia”, “Las galas del difunto”, “¡Viva mi dueño!”, “Tirano banderas”, “Baza de espadas” que apareció póstumamente, “La media noche”,…
Fue nombrado conservador del Patrimonio del Museo de Aranjuez y presidente del Ateneo de Madrid. En 1933 es nombrado director de la Escuela de Bellas Artes de Roma, pero dimite de su cargo y regresa a España. Se adhiere al Congreso de Defensa de la Cultura.

Su delicada salud se resiente. Regresa a Galicia e ingresa en la clínica del doctor Villar Iglesias en Santiago de Compostela, aquejado de un cáncer.
Ramón Gómez de la Serna le califica como “la mejor máscara a pie que cruzaba la calle de Alcalá”. Su figura es inconfundible: manco, con melenas y largas barbas “de chivo”, con capa, chambergo y chalina. Era mordaz y generoso, exquisito y paradójico. Aseguran que por debajo de su excentricidad bohemia se esconde un inconformista violento, y una entrega rigurosa a su trabajo de escritor y literato, en permanente persecución de nuevas formas.

El 4 de enero se agrava su estado de salud. Se niega a recibir ayuda religiosa. Fallece al día siguiente en la clínica de Santiago de Compostela el 5 de enero de 1936. Fue sepultado al día siguiente, en una ceremonia civil. El 14 de febrero se le rinde un homenaje póstumo en el Teatro de la Zarzuela, en el que se hallan presentes, entre otros, Antonio Machado, Federico García Lorca, María Teresa León, Manuel Azaña y Luis Cernuda.

Dramaturgo, poeta y novelista español, Ramón María de Valle-Inclán fue considerado uno de los autores más importantes de la literatura española del siglo XX, incluido en la Generación del 98.








...por Saray Maestro ...por Saray Maestro


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




3 comentarios en Ramón Valle-Inclán

  1. Lo más característico del teatro valleinclanesco es su línea de «esperpentos», piezas de agrio colorido y acción violenta, donde las figuras son caretas grotescas o figurones de un solo trazo.

  2. Ramón Valle-Inclán representa la profunda renovación que experimenta la literatura española en el cambio del siglo XIX al XX.

  3. Ramón Valle-Inclán destacó en todos los géneros que cultivó y fue un modernista de primera hora que satirizó amargamente la sociedad española de su época.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::