buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 5:15 min. rellotge



Pedro Páramo, de Juan Rulfo

Juan Rulfo (1917-1986) es autor de una obra breve y singular, cuyo núcleo central lo componen los cuentos de El llano en llamas (1953) y la novela Pedro Páramo (1955), que lo consagró como un maestro de la narrativa hispanoamericana. Pocos casos hay en la historia de la literatura en los que una obra tan breve haya tenido una huella tan marcada y duradera.

Pedro Páramo se inicia con el viaje de Juan Preciado hasta el pueblo de Comala por petición de su difunta madre, Dolores, con el objeto de conocer a su padre, Pedro Páramo, el cacique local. Al llegar lo que encuentra es un pueblo fantasma en el sentido más hondo del término, una especie de limbo, de lugar de intersección entre realidades diferentes, entre la vida y la muerte, un lugar de superposición de voces y de tiempos que también tiene lugar en el nivel del discurso de la novela. El nombre del mismo se deriva de la palabra “comal”, usada para designar un recipiente colocado sobre las brasas, con lo que su elección no es gratuita, pues sirve para señalar la condición telúrica, de violencia soterrada y de lugar donde penan las ánimas que ya apuntaba el título de su libro de cuentos: El llano en llamas.

Asimismo, como la Luvina del cuento homónimo, Comala es un lugar de desconsuelo: “Hay pueblos que saben a desdicha. Se les conoce con sorber un poco de aire viejo y entumido, pobre y flaco como todo lo viejo […]. Y es que éste es un pueblo desdichado, untado de desdicha.”¹. Es un erial, un páramo desolado, un trasunto de la Wasteland de T.S. Eliot (cuya traducción en México llevaba, a la sazón, el significativo título de El Páramo). Los personajes nos son presentados por sus voces descarnadas, y el autor deja que las voces que configuran la obra hablen por sí mismas. No hay un narrador omnisciente que narre los hechos o introduzca comentarios. Los protagonistas no tienen rostro, como el propio autor manifestó; las descripciones físicas están ausentes.
En la novela tiene lugar un entrecruzamiento de voces y tiempos narrativos. La linealidad cronológica resulta fragmentada: el tiempo se quiebra, avanza y retrocede, alternando hechos del pasado y del presente. El nivel del discurso está marcado por la ambigüedad, al igual que el propio pueblo de Comala, una especie de limbo a medio camino entre el mundo de los vivos y el de los muertos, plagado de “murmullos” que en un principio iban a dar nombre a la novela y que, según Juan Preciado en las páginas centrales, acaban con él cuando toma plena conciencia de ellos (”me mataron los murmullos”²). La obra se apoya en una alternancia entre la voz y el silencio, cuya importancia en la construcción del mundo que el libro presenta ha sido ampliamente reiterada. Las elipsis, las omisiones, constituyen un recurso que otorga a lo que se oculta y lo que se sugiere una importancia pareja a aquello que se narra, y exigen al lector una labor de reconstrucción, de ensamblaje de piezas. Por ello Pedro Páramo es una obra difícil, que requiere más de una lectura. Además, constituye un ejemplo de depuración y concisión: Rulfo redujo paulatinamente la extensión de la obra hasta lograr la extensión que consideró óptima. Darle forma definitiva le llevó casi una década, aunque ya estaba concebida desde mucho antes en su mente. La economía de medios no resta un ápice de entidad al mundo presentado.

La figura de Pedro Páramo es una presencia dominante, y el poder que ostenta sobre Comala y sus gentes es total; paradójicamente Susana San Juan, su amor de juventud, en su locura, queda fuera de ese poder absoluto. En su remembranza de la muerte de Susana el discurso de Pedro Páramo se tiñe de un lirismo del que carece en la mayoría de las ocasiones: “Había una luna grande en medio del mundo. Se me perdían los ojos mirándote. Los rayos de la luna filtrándose sobre tu cara. No me cansaba de ver esa aparición que eras tú. Suave, restregada de luna; tu boca abullonada, humedecida, irisada de estrellas; tu cuerpo transparentándose en el agua de la noche. Susana, Susana San Juan.”³

Dicho poder se ve ampliado por las correrías de su hijo Miguel, cuya muerte accidental al caer de su caballo es interpretada por el cacique como un castigo por sus abusos. El padre Rentería ejemplifica la connivencia de la Iglesia con el poder, y aparece como un personaje atormentado por los remordimientos, consciente de su corrupción. Otros personajes relevantes son Eduviges Dyada, quien acoge a Juan Preciado en su hogar al llegar a Comala o Abundio Martínez, hijo no reconocido del cacique.
Los muertos que pueblan las páginas de la novela de Rulfo bien podrían identificarse con la descripción del fantasma que se da en la película El espinazo del diablo, de Guillermo del Toro: “¿Qué es un fantasma? Un evento terrible condenado a repetirse una y otra vez. Un instante de dolor, quizá. Algo muerto que parece por momentos vivo aún. Un sentimiento suspendido en el tiempo. Como una fotografía borrosa. Como un insecto atrapado en ámbar.”4. El recurso a personajes que hablan desde la muerte, muy explotado en buena parte del cine fantástico de los últimos años (creo que no hace falta que cite ejemplos), tiene en Pedro Páramo una de sus más destacadas formulaciones literarias. Otro ejemplo destacado de este procedimiento en las letras hispanoamericanas es La amortajada, de la escritora chilena María Luisa Bombal, novela además conocida y apreciada por Rulfo.

La novela ha inspirado una ópera, así como dos adaptaciones cinematográficas en 1966 y 1976, respectivamente. Pese a su brevedad, su carácter ambiguo ha desatado un amplio caudal de reflexiones e interpretaciones (que contrastan con la laconicidad del propio autor a la hora de hablar sobre su obra y sobre sí mismo); algunos críticos la han considerado una novela con un significativo poso político-social, otros un reflejo de la idiosincrasia del campesino mexicano, otros han hecho hincapié en el contenido simbólico que puede encerrar, y también se ha contemplado la dimensión mítica de la obra. La influencia que ha ejercido en la literatura hispanoamericana posterior es enorme, especialmente en lo que posteriormente se daría en llamar “realismo mágico”, concepto que tendría en Cien años de soledad de Gabriel García Márquez a su mayor exponente y que ha resultado devaluado en parte al convertirse en pasto de best-sellers en los últimos años.

Lo cierto es que el libro ha trascendido su marco histórico y social para alcanzar una dimensión universal. Según Rulfo, los problemas humanos tratados en la novela son extensibles a cualquier lugar. Y como observa acertadamente Jorge Volpi, uno de los más destacados escritores jóvenes mexicanos de la actualidad, “la historia que se cuenta podría haber ocurrido en cualquier otro lugar. A pesar de la fidelidad de Rulfo al lenguaje de los Altos de Jalisco, o a la recreación de la historia completa de un pueblo mexicano durante la época revolucionaria, Comala podría estar en cualquier parte justamente porque no está en ninguna. Su aridez y su soledad son universales.”5

1 Juan Rulfo, Pedro Páramo, Madrid: Bibliotex, 2001, pág. 67.
2 Ibíd., pág. 50.
3 Ibíd., pág. 96.
4 Guillermo del Toro, El espinazo del diablo, México/España: El Deseo, 2001.
5 Jorge Volpi, “Prólogo” a Pedro Páramo, op. cit., pág. 8.








...por Juan R. Vélez ...por Juan R. Vélez


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




3 comentarios en Pedro Páramo, de Juan Rulfo

  1. Muy bueno el análisis de “Pedro Páramo”.

    Gracias.

  2. Es un excelente análisis de la obra, me ha gustado mucho.

    Gracias por compartirlo.

  3. ¡Felicidades! me encantó el relato, la forma en que te expresas. Eres muy sabio y prudente en tu comentario, justo hoy tengo prueba de esto y llevo 2 semanas averiguando sobre este libro y de todos los comentarios que he leído el tuyo me parece el más acertado.

    Lo Prado , Santiago.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::