buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 5:13 min. rellotge



Pedro Calderón de la Barca

“¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”.

Esta famosa cita fue escrita por el primer dramaturgo del teatro español: Pedro Calderón de la Barca.

Pedro Calderón de la Barca nació en Madrid en 1601. Cuentan que en un principio pensaron que había nacido muerto y le metieron en un caldero de agua caliente, según costumbres de la época, y al entrar en contacto con el líquido elevado de temperatura, rompió a llorar. De familia acomodada de ascendencia hidalga, fue el tercero de los hijos de Don Diego, un secretario del Consejo y Contador Mayor de Hacienda. Estudió con los jesuitas en el colegio imperial de Madrid y continuó con sus estudios en las universidades de Alcalá y Salamanca, donde brilló en las matemáticas y la filosofía hasta 1620.

En 1623 se representó su primera comedia conocida como “Amor, honor y poder” por la que Lope de Vega le elogió, y años más tarde, en 1629, “La dama duende”.

En los siguientes años se ve implicado en varios sucesos desagradables tales como la acusación de homicidio y la violación de la clausura de un convento de monjas.

Pasada esta mala racha, en 1625, se alista en varias campañas militares al servicio del duque del Infantado que le permitió viajar a Italia y Flandes. Este último país debió de ser de su agrado ya que una elevada cantidad de personajes de sus obras de dramas son flamencos, o porque su madre, Doña María Ana Henao, era de origen flamenco. En cuanto a la vida militar, se sabe que participó en la campaña para sofocar la rebelión de Cataluña contra la Corona en el año 1640, aunque no debieron darle mucha gloria ya que no está citado en ningún escrito. Sus desdichas no terminan, ya que se ve envuelto en pleitos a causa del testamento que deja su padre al morir. Finalmente él y sus hermanos se enfrentan a la madrastra en un pleito y deciden vender el cargo de su padre, para poder pagar lo que les pedía.

Tuvo un gran prestigio en la corte de Felipe IV y al morir Lope de Vega, el monarca lo hizo encargado del teatro de Palacio. Años después su nombre irá asociado a la inauguración del palacio del Buen Retiro en Madrid en 1635, que viene representado en su obra “El mayor encanto, amor”.

Ya escritor glorioso, a los 51 años se ordena sacerdote y se retira a Toledo donde reside durante unos años y es nombrado capellán de los Reyes Nuevos de Toledo. Una vez ordenado su producción teatral cambia de rumbo y pasa desde lo profano dedicado a los corrales de comedia, hasta lo mitológico para palacio y sus famosos autos sacramentales, que le acompañan hasta su vejez con el reinado de Carlos III.

El rey español vuelve a requerirlo y lo nombra capellán de honor de la casa real y pasó a Madrid, donde falleció en 1681.

Calderón se consagró principalmente al teatro y escribió 120 comedias, 80 autos sacramentales, además de una veintena de piezas menores como: entremeses, zarzuelas, loas y otras obras. Por todo ello al morir se convirtió en el último de los grandes escritores de los Siglos de Oro Español.
Su biografía, muy parca en acontecimientos externos salvo algún romance de juventud, es muy diferente a la de Lope de Vega. Fue un hombre de carácter severo y aristocrático, de ideas tradicionales y de pensamiento pesimista. Su vida fue tranquila y tan sólo contaba como incidente una cuchillada sufrida en uno de los estrenos de sus obras, a causa de un tumulto de gente, pero en aquella época aquello pasaba desapercibido.

La obra teatral del escritor madrileño fue muy similar a la de Lope de Vega, ya que siguió su fórmula principal, aunque descartando la improvisación y la vitalidad, y aportando al teatro una reflexión constructiva y la hondura de pensamiento. En su producción se diferencian claramente dos épocas. En la primera, hasta sus 40 años, siguió más de cerca la comedia lopesca y en ella se encuentra la obra de enredo “Casa con dos puertas mala es de guardar” (1632). En su segunda época trabaja con mucho más cuidado los detalles. Acentúa su barroquismo poniendo más atención a la forma, en una síntesis personal de las dos grandes tendencias del momento: por una parte una base conceptista con elementos ornamentales gongorinos, y por otra aborda temas de mayor profundidad.
Expertos literatos dicen que Pedro Calderón de la Barca fue el máximo discípulo de Lope de Vega, pero esto no le quitó de iniciar un nuevo ciclo, con mayor cuidado constructivo.

Las dos obras por antonomasia de Calderón, cumbres del teatro mundial, son “El alcalde de Zalamea” (1640) sobre la dignidad del campesino y, sobre todo, “La vida es sueño” (1636) calificada como joya del teatro filosófico. Esta última es un drama de hondo calado filosófico y cuestiones existenciales, en las que el autor se cuestiona temas tan importantes que se relacionan con el destino de los individuos, la educación de la época o la voluntad de cada uno para forjarse un futuro.

El autor madrileño también se sintió muy atraído por los dramas de honor, ya que los cultivó con gran intensidad. Algunos de ellos fueron “A secreto agravio, secreta venganza”, “El pintor de su deshonra”, “El médico de su honra”, “El mayor monstruo, los celos”, en todos ellos aparece la tragedia de los celos y la honra. Otras obras de carácter mitológico son “La hija del aire” o “Narciso y Eco”. Dentro de piezas religiosas sobresalen “Los cabellos de Absalón”, “El mágico prodigioso” o “El príncipe constante”.
Una visión inesperada de Calderón son sus obras de teatro cómico, que aunque fueron breves, demuestran una cara quizás carnavalesca y lúdica.

Ya desde la Edad Media existía la costumbre de representar obras de carácter religioso en la fiesta del Corpus. Más tarde se impone como tema la exaltación de la Eucaristía. Las obras que lo desarrollan se llamaron autos sacramentales. Consisten en un acto en verso, con personajes alegóricos en los que se desarrolla un argumento espiritual y que acaba con una exaltación y adoración de la Eucaristía.

En los siglos XVI y XVII las ciudades rivalizan por conseguir un mayor esplendor en las fiestas y encargan los autos a los mejores autores, para que sus obras sean representadas en tablados o carros lujosamente ataviados.
Entre los principales autos de Calderón, impregnados de religiosidad y simbolismo teológico, aparecen “La cena del rey Baltasar”, “La devoción de la misa”, “El gran teatro del mundo” (1636) o “La hidalga del Valle”, entre muchos otros.
Calderón de la Barca tuvo una amplia relación con la pintura en diversos campos como el teórico, el coleccionista ya que contaba con diversos bienes en su testamento, y el escenógrafo, al ocuparse personalmente del diseño de sus piezas.

Muchas fueron las frases que escribió el famoso poeta español y que han pasado a la posteridad siendo utilizadas actualmente. La más conocida aparece citada al comienzo del texto, pero muchas otras perduran como “Es parentesco sin sangre, una amistad verdadera”, “Quien vive sin pensar, no puede decir que vive” y una muy aplicable en la vida “Vencer y perdonar, es vencer dos veces”.








...por Saray Maestro ...por Saray Maestro


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




3 comentarios en Pedro Calderón de la Barca

  1. Pedro Calderón de la Barca compuso obras maestras de teatro cómico que pueden ser calificadas como comedias de enredo, entre ellas “La dama duende”, “Casa con dos puertas” o “El galán fantasma”.

  2. Para los amantes del autor, os dejo un soneto de Calderón de la Barca:

    A las flores

    “Éstas que fueron pompa y alegría
    despertando al albor de la mañana,
    a la tarde serán lástima vana
    durmiendo en brazos de la noche fría.

    Este matiz que al cielo desafía,
    Iris listado de oro, nieve y grana,
    será escarmiento de la vida humana:
    ¡tanto se emprende en término de un día!

    A florecer las rosas madrugaron,
    y para envejecerse florecieron:
    cuna y sepulcro en un botón hallaron.

    Tales los hombres sus fortunas vieron:
    en un día nacieron y espiraron;
    que pasados los siglos, horas fueron”.

  3. Es uno de los más importantes escritores de nuestra literatura. Una vez se lee “La vida es Sueño”, jamás puede olvidarse aquellas palabras de Pedro Calderón de la Barca:

    “(…)
    Yo sueño que estoy aquí
    destas prisiones cargado,
    y soñé que en otro estado
    más lisonjero me vi.
    ¿Qué es la vida? Un frenesí.
    ¿Qué es la vida? Una ilusión,
    una sombra, una ficción,
    y el mayor bien es pequeño:
    que toda la vida es sueño,
    y los sueños, sueños son”.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::