buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:24 min. rellotge



Mercè Rodoreda

Al igual que sus obras, la vida de Mercè Rodoreda está ligada a los acontecimientos sociales y políticos de la época.

Sólo pudo asistir al colegio durante tres años, de 1915 a 1918. Es una novelista autodidacta, que conseguirá su objetivo vital. Éste es el de convertirse en una de las más grandes escritoras del siglo XX, en unos tiempos nada fáciles, marcados por las decepciones y los desastres de la guerra.

La escritora catalana nació en el barrio de Sant Gervasi de Cassoles, en Barcelona. Era la hija única de un contable, el cual amaba profundamente la literatura y en especial la poesía. Disfrutaba recitando poemas a su hija cuando ésta todavía era una niña. Pero Mercè no pudo contar con el apoyo incondicional de su padre demasiado tiempo. Éste falleció durante la Guerra Civil Española, en un bombardeo. No obstante, pudo contar con el amor de su madre hasta que ésta falleció en 1964.

De los siete a los diez años acude a la escuela. Entonces, desde que muere su abuelo se centra en aprender las tareas básicas de la casa, como cocinar o coser. Sin embargo, no abandona nunca la lectura. Como autodidacta que es, bebe de variadas fuentes que van desde Verdaguer y Ruyra hasta los escritos de quiosco. Más adelante entrará en el mundo del periodismo y conocerá los círculos literarios más interesantes de aquellos tiempos.

En 1928 contrae matrimonio con el hermano de su madre. Éste era Joan Gurguí, un emigrante a Buenos Aires, catorce años mayor que ella. Había ido a América cuando todavía era muy joven y regresó en 1921 con una economía bastante consolidada. Después de un año de haberse casado tienen un bebé: Jordi Gurguí, el hijo único de Rodoreda. Ella nunca había deseado este matrimonio y tampoco el hijo que nació. Por ello toda esta experiencia le resulta traumática. La vida matrimonial no satisface a la escritora y experimenta un anhelo de independencia, cada vez más fuerte. Quiere ser ella misma, escribir, tener un trabajo y sobretodo una vida, que sea propia. Así, cada día acude un rato a la vivienda materna de Manuel Angelon. Allí es donde la novelista aprovecha para realizar sus escritos, concretamente en el palomar. En este rincón silencioso, entre palomas, se inspirará para escribir “La plaça del diamant”.

A principios de los años 30, la novelista está totalmente inmersa en la literatura. Ello le permite evadirse de una realidad que no la satisface para nada. En esta época empieza realmente su carrera como escritora, la cual irá consolidándose progresivamente. Paulatinamente, irá perfeccionando su estilo y colaborará en diferentes periódicos i revistas importantes. Sobretodo realiza cuentos para “Meridià” o “Revista de Catalunya”, entre otras publicaciones. También comienza a escribir algunas novelas, que menos la última, la autora acabaría rechazando: “Sóc una dona honrada” (1932), “Del que hom no pot fugir” (1934), “Un dia en la vida d’un home” (1934), “Crim”(1936) y “Aloma” (1938). Con esta última ganó el Premio Crexellls. Las otras mencionadas no se encuentran entre sus obras completas. Fueron tiempos fructíferos y llenos de actividad. La novelista trabajó entonces en el Comisariado de Propaganda de la Generalitat de Cataluña. También fue miembro de la Insitución de las Letras Catalanas.

En 1939 empieza su exilio. Se va a vivir al castillo de Roissy-en-Brie, cerca de parís, con otros escritores catalanes como Pere Calders, Joan Oliver o Armand Obiols. Con éste último, que estaba casado, Rodoreda tendría una relación sentimental un tanto difícil. Pero esta duraría hasta la muerte de él en 1971. Casi todos los novelistas exiliados se fueron a América. No obstante, Mercè Rodoreda y Armand Obiols se quedaron en el país donde estaban. Allí, vieron como venían los nazis a París y se fueron caminando, en busca de un lugar más seguro.
La pareja vivió en distintos sitios pero regresó a París en 1946. Era una época dura, llena de incertidumbre y de penurias económicas. Por ello, la novelista no se podía centrar del todo en la escritura. Sin embargo, las obras dramáticas de Rodoreda pertenecen a este periodo de exilio (1940-1950). Es en 1946 cuando empieza a realizar poesía lírica. Escribe sonetos para una obra titulada: “Món d’Ulisses”. Trabajará en ello hasta los años cincuenta. Algunos de estos sonetos salieron en la Revista, en 1947. Ese mismo año consiguió la Flor Natural en los Juegos Florales de Londres. Al año siguiente, ganó también un certamen de este tipo, en París. Al cabo de un año, ganó el concurso en Montevideo y allí fue proclamada “Mestra en Gai Saber”.

En 1954 Obiols consigue un trabajo como traductor en las Naciones Unidas, en Ginebra. Así, a Rodoreda le llega por fin la estabilidad económica que tanto deseaba. Ya más tranquila, y sin preocupaciones económicas de ningún tipo, la escritora catalana entra en un momento de creatividad impresionante. A todos los cuentos que había escrito en revistas del exilio, le añade unos cuantos más y acaba con su silencio de veinte años, publicando: “Vint-i-dos contes” (1958). Gracias a esta obra se hizo con el premio Victor Català. Este éxito será un gran estímulo para Rodoreda que de inmediato se pone a escribir tres novelas, casi al mismo tiempo. Éstas son: “Jardí vora el mar”, “La plaça del Diamant” y “La Mort i la Primavera”.
Presenta su libro “La plaça del Diamant” en la convocatoria del premio Sant Jordi, en 1960, y no tiene éxito alguno. No obstante consigue publicar esta obra en 1962 y con ello se reafirmó como escritora de prestigio. En 1966 recibió el premio Sant Jordi por la novela: “El carrer de les Camèlies”. El libro recibió más tarde el premio de la Crítica (1967) y el premio Ramon Llull (1969). Luego saldrían a la luz las siguientes obras: “La meva Cristina i altres contes” (1967), “Jardí vora el mar” (1967) y la segunda versión de “Aloma” (1969).

En 1971 muere Obiols repentinamente. La escritora se siente sola en Ginebra y regresa a Cataluña. En su tierra natal escribirá su obra magna “Mirall Trencat” (1974). Luego realizará “Semblava de seda” (1978), “Tots els contes” (1979), “Viatges i flors” (1980) y “Quanta, quanta guerra” (1980). Recibió el Premi d’Honor de les Lletres Catalanes en 1980. Tres años más tarde, el 13 de abril de 1983, fallecería de un cáncer, al poco tiempo de habérselo diagnosticado.








...por Ruth García ...por Ruth García


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




3 comentarios en Mercè Rodoreda

  1. Mercè Rodoreda es la principal autora de la narrativa contemporánea en lengua catalana. Me gusta mucho sus libros.

  2. Me ha gustado leer la biografía de Mercè Rodoreda, una escritora que en 1980 recibió el Premi d’Honor de les Lletres Catalanes.

  3. Lees a Mercè Rodoreda y percibes en su escritura un hálito de fragilidad, decepción, incomunicación… y mucha sensibilidad, por supuesto. Hay un cuento que se titula algo así como “la aguja y el hilo” donde me ha parecido percibir de manera clara una influencia poderosa de su padre en su vida, indicado por la frase donde le hubiera gustado retractarse de haber mencionado al “hilo eléctrico” que la remite a una respuesta de su madre en la que la equipara a la forma de ser de su padre; y al final del cuento llega a la conclusión de que su vida con su futuro marido será desgraciada porque así lo ha sentenciado su padre. Me gustaría saber de algún texto suyo donde esta influencia a la que aludo se vea reflejada incisivamente.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::