buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:48 min. rellotge



La invención de Morel, de Adolfo Bioy Casares

Para los iniciados en la literatura hispanoamericanas del siglo XX esta novela corta es mucho más grande para nuestras letras que su extensión, algo menos de 100 páginas.

En tan corto espacio su autor hace un despliegue de genialidades equiparables a obras maestras de la literatura universal, el último símbolo de un tiempo y un lugar en el que la elegancia y la pluma eran actitudes, ocupaciones indistintas: Buenos Aires, 1940. No en vano advierte Jorge Luis Borges en el prólogo:
“He discutido con su autor los pormenores de la trama, la he releído; no me parece un imprecisión o una hipérbole calificarla de perfecta.”

Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares compartieron una larga trayectoria tanto profesional como personal. Sus inquietudes, preferencias y estilo así como el parentesco cultural y literario les hicieron compartir la pluma en más de una ocasión. Sus obras en colaboración serían recogidas en Obras completas en colaboración y en Antologías de cuentos policiales. Pero eso nunca significó que las críticas respectivas a la obra del otro careciesen de objetividad. No dudó Bioy en criticar Inquisiciones ni Borges la temprana obra de Bioy. Con estos antecedentes cabe pensar que el calificativo de “perfecta” no era un puro elogio.

En sus palabras preliminares a la obra, Borges defiende a capa y espada, como el caballero que fue, el relato fantástico. Tan malogrado en nuestra letras durante siglos parece necesario justificar la calidad de esta novela o, más que una justificación, una argumentación con pruebas de su genialidad.
La exposición comienza por el propio argumento: el narrador-protagonista, un fugitivo, llega a una isla desierta huyendo de sus perseguidores. Con el paso del tiempo se da cuenta que no está solo. Voces, canciones, apariciones…empiezan a diluir las fronteras entre realidad y alucinación. El misterio se adentra en la mente del protagonista hasta el punto de enamorarse de una mujer de dudosa existencia por la que llegará a idear el modo de permanecer juntos. 

A caballo entre la novela de aventuras, la novela fantástica y el ensayo-sobre el amor, las fronteras de la realidad y la inmortalidad, la soledad, la incomunicación humana- lo que en apariencia puede ser un argumento de novela de clase B, se convierte, al descubrir sus secretos en algo propio de un genio de la talla de Bioy Casares. No faltan los buenos y originales argumentos en la literatura contemporánea, no faltan las buenas ideas pero el modo de llevarlas a cabo es lo que hace estos argumentos geniales. Si algo destacó siempre la crítica del autor argentino fue la impecable perfección formal de sus textos. Todos ellos se caracterizan por esta ruptura de las fronteras entre la realidad y el sueño tratadas de una forma tan personal e irrepetible como perfeccionistas. Con La invención de Morel alcanza la máxima cota.

La libertad plena en la creación de personajes y hechos no está reñida con la verosimilitud, de hecho la novela fantástica puede llegar a ser más verosímil que la realista si en ella se establece una decena, una sucesión de hechos plenamente justificados. Aquí la justificación no parece ser otra que la alucinación o el símbolo pero el autor cambia el esquema al descifrar los hechos en clave de fantasía y no de sobrenaturalidad. Borges define este modo de hacer como “imaginación razonada”. Y es esta amplitud de campo lo que permite al autor insertar claves temáticas tan eternas e imperecederas sin dar una respuesta porque no se busca una respuesta, se busca un planteamiento, conseguir que los lectores pensemos en ello. Hacerlo en una extensión tan breve es lo que otorga a la novela corta y el relato el calificativo de uno de los géneros más difíciles en su creación. A pesar de las apariencias la inserción de un argumento, unos temas, unos protagonistas y unos secundarios desplegados en todas las facetas de su personalidad necesarias para su comprensión, un contexto, en resumen: una historia eterna en a penas cien páginas es prueba de una maestría incuestionable. Si, a estos rasgos necesarios se une la existencia y el tratamiento de lo fantástico como parte fundamental no cabe duda que la complejidad se acentúa y que el resultado puede ser calificado de perfecto.

Borges se refería a la narrativa que abarca el género de ficción en todas sus manifestaciones. No ha sido este un género muy tratado en las letras hispánicas hasta la irrupción en escena de creadores latinoamericanos que han marcado un nuevo rumbo, creado una nueva tendencia genérica. La manifestación más frecuente y conocida de esta expresión tan americanista es el llamado “realismo mágico “o “lo real maravilloso”. El elemento fantástico alcanza así un papel fundamental en las letras americanas desde la aparición de Cien años de soledad-tomada como obra simbólica, aunque las manifestaciones del género fuesen anteriores- aquí lo fantástico alcanza la calidad de lo cotidiano fundiéndose con él. En el caso de la narrativa de Bioy, al igual que Borges y Julio Cortazar, el tratamiento es distinto desde los propios postulados que lo crean. La presentación de lo fantástico es distinto porque los argumentos van más allá. Es decir, interrogantes existenciales, metafísicos, filosóficos entran a formar parte íntegra del argumento y, a la vez que se desarrolla la trama, se van dando las claves, las posibles claves a estos enigmas.

Una obra equiparable, de alguna manera, a este mundo tan único y maravilloso, tan genial como mágico es El reino de este mundo de Alejo Carpentier.
Si algo de común puede encontrarse en ellas es, además de la incuestionable perfección lograda por sus autores, es la existencia de lo fantástico presentado en claves de realidad para elevar a esta mucho más allá de las trabas de lo cotidiano. Existe realidad, una realidad que puede llegar a ser cruel pero el mundo en ellos hecha mano de la imaginación para romper barreras y hacernos soñar a la vez que lograr que nos planteemos si todo está tan bien como pensamos, darnos cuenta de que quedan más cosas por hacer de las que pensamos. Y, por encima de los planteamientos de uso diario aquellos que nos hacen sentir al borde de un precipicio, los que versan sobre el porqué de la existencia, lo que quedará después. Ver lo mágico de la existencia antes que los descubran otros, anticiparse a los planteamientos generalizados es común en ellas.

La producción de la narrativa fantástica en las letras hispanoamericanas ha aumentado considerable con el paso de los años pero cabe a Bioy y a La invención de Morel el papel indiscutible de modelo a seguir: perfección formal y genialidad argumental no siempre caminan juntas aunque fuese este el ideal, aquello que Bioy logró con Morel.








...por Raquel López ...por Raquel López


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::