buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:35 min. rellotge



La Celestina, de Fernando de Rojas

Fernando de Rojas obsequió al mundo de la literatura con una obra sujeta a numerosas interpretaciones. Rasgo común entre todas las obras maestras, cuya ingeniosidad promueve una averiguación del sentido del discurso narrativo a través de la sensibilidad y perspectiva de cada lector.

En otras palabras, La Celestina obliga a tomar posición, acto sumamente peliagudo y polémico dado la profunda ambigüedad de la obra. El incipit de la controversia se halla en los fundamentos mismos de la obra, es decir, su propia creación. Desde el siglo XIX los críticos se han dividido en varios bandos y han intentado argumentar sus visiones personales acerca del autor o autores, las ediciones, el sentido y el género de La Celestina.

La primera edición apareció en 1499 con el título de Comedia de Calisto y Melibea, perpetuando el género de la comedia latina clásica y de las comedias elegíacas del siglo XII, es decir, el desarrollo del amor como tema principal, uso del monólogo y de la ironía, además de un papel activo de la protagonista intensificando el tono afectivo. Mas su final trágico contrastaba con los parámetros de esta tradición. Por consiguiente, Rojas intituló su escrito; Tragicomedia de Calisto y Melibea, (esta nueva versión ampliada apareció en 1500 o 1502) y además, agregó a los dieciséis actos, otros cinco más.

El problema de la paternidad supuso desacuerdos múltiples entre eruditos y un continuo derrame de tinta que no alcanzó la unanimidad crítica hasta ahora.
Según varios especialistas Rojas aprovechó la liberta que le otorgaba un supuesto primer autor, aludido en El autor a un su amigo:
Vi (la obra) que no tenía su firma del autor, el qual, según algunos dizen, fue Juan de Mena, e según otros, Rodrigo Cota… para proteger su nombre, para discurrir sin ataduras y temores frente a la Inquisición, estamento sumamente coercitivo, o incluso, simplemente, como una técnica narrativa, que se pondrá de moda (El Quijote).
En cambio los más escépticos aseguran que Rojas se apropió de la obra y se limitó a alterar el principio, el final y sumir tres o cuatros actos.

Mas la mayor parte de los críticos, hoy en día, parecen aceptar en su literalidad las palabras de Rojas de que el primer Acto es creación de un autor desconocido y de que él incorporó los quince restantes intentando conseguir la unidad de la obra.
La Celestina narra un argumento muy simple: una historia de amor con un final trágico. Calisto, un joven noble, se enamora de Melibea y, gracias a un criado, contrata a una maliciosa alcahueta para obtener los favores de su amada. Los dos enamorados gozarán de breves momentos de pasión antes que la muerte accidental de Calisto aniquile su felicidad y provoque el suicidio de Melibea.

Como mencionado anteriormente la obra de Rojas se ha visto influida por diversos géneros, de hecho, encontramos huellas profundas de la comedia humanística. Desde un punto de vista formal, ambas comparten la prosa. Además las obras humanísticas centran su argumento en el amor ilícito, tema sencillo que permite al autor ahondar en el carácter y la individualidad de sus personajes, analizar la realidad cotidiana reflejando el ambiente social, económico y cultural de la época e incluso reírse y denunciar costumbres.

El autor de La Celestina con su indiscutible estilo y narrativa polifónica se impregnó de estos recursos para satirizar ciertas contiendas existenciales y sociales, como: la incomprensión entre los cristianos viejos, empeñados en valorizar la limpieza de sangre y la salvación del honor, y los cristianos nuevos. No olvidemos que la Edad Media está a punto de finalizar y con ella los privilegios y cargos de toda una casta, obligada a convivir y a pactar con los conversos. La burguesía se apoderará de las entidades económicas dejando atrás los valores tradicionales de la nobleza. La Celestina se convierte en un conflicto entre intereses propios, sentimientos, deseos, obligaciones y convenciones sociales, deberes morales y convicciones personales. Todo fuertemente alterado por una profunda crisis de valores que desvela una tendencia al individualismo.

Según ciertos especialistas, la obra de Rojas se calificaba como fuente de aprendizaje en el ámbito universitario, de hecho su desenvolvimiento está conforme con las prácticas docentes de la época. Las doctrinas morales que encontramos en el Prólogo nos guían acerca las intenciones del autor, advirtiendo a sus lectores de las consecuencias nefastas que acarrea el loco amor y al mismo tiempo, vituperando contra: … lisongeros y malos sirvientes y falsas mugeres hechizeras. Mas la voluntad de hacer un exemplum por parte de Rojas, puede significar el deseo de continuidad de un recurso teórico exigido por las leyes de composición. El mayor hallazgo de La Celestina radica en una visión ambigua de la ética y de la moral así como la utilización peculiar de las normas literarias del siglo XVI, que mantienen en alerta la libertad de juicio de los lectores.

Con la llegada de la burguesía enriquecida por beneficiosos comercios el dinero toma una nueva dimensión, de hecho todos los personajes de la obra se rinden al poder pecunario. Unos saben que todo se puede comprar. Otros se entregan a la codicia y al interés propio porque son conscientes de que el bienestar económico representa la posibilidad de acceder a un rango social superior, meta imposible de alcanzar hasta ahora a consecuencia de la nobleza de sangre.

El amor aparece como el protagonista incontestable de la obra. Por ejemplo, Calisto y Melibea parodian el amor cortés e idealizado, símbolo de la sociedad aristocrática medieval. Pero al mismo tiempo se perfila un amor mucho más apasionado y carnal cuyo propósito es el disfrute físico. Los deseos violentos se apoderan de la razón, convirtiendo al Hombre en una víctima de sus propias locuras.

El tema de la fortuna se encamina especialmente hacia dos direcciones: la primera desemboca en una doctrina fatalista, donde las fuerzas del universo no permiten al ser humano regir su propio destino. La segunda se rebela contra el estoicismo que resulta del fatalismo, convirtiéndose en una excusa para justificar sus faltas.
La muerte se insinúa sigilosamente en el relato donde la vida adquiere un valor epicúreo. El final de cada personaje es un efecto natural de su actuación y de hecho un mensaje moralizador frente a las inadecuadas conductas de los protagonistas.
La Celestina originó el popular y mítico vocablo de alcahueta, pero sobre todo testimonia de una sociedad en busca de nuevos puntos de referencia, nuevas metas sociales, culturales y económicas.








...por Edita Rodríguez ...por Edita Rodríguez


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::