buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:33 min. rellotge



Gertrudis Gómez de Avellaneda

La escritora, poeta y dramaturga cubana, Gertrudis Gómez de Avellaneda, fue profeta en su tierra, conoció de las glorias del reconocimiento y del éxito de su obra en España.

Culta, arrebatadora, inteligente y franca, vivió con intensidad las pasiones del amor y del desgarro de las más cruentas torturas del desprecio de sus amantes.

El éxito de su pluma palió la desgracia de su vida adulta tras los mimos de la infancia. Luchadora de la igualdad en un mundo mediocre de hombres, madre soltera y viuda temprana, uno de los grandes errores, por no haberla admitido, de la Real Academia de Lengua Española, que no brilló, limpió ni dio esplendor en esa carca y equivocada decisión.

Nació el 23 de marzo de 1814 en Cuba, en la actual Camagüey. Era hija de un marino español y de una distinguida dama criolla. Vivió una infancia feliz y mimada entre lecturas de grandes autores del cuarto de los libros de su casa. En 1836 comienza el viaje a España escribiendo unos de sus más conocidos versos: “Al partir”. Creció también pensando, interpretando y escribiendo teatro, cultivando todos los géneros.

Se instala primero en el sur de Francia, en Burdeos hasta que finalmente fija su residencia en La Coruña y después en Andalucía donde publicó en varios periódicos con el seudónimo de La Peregrina. Su éxito fue inmediato y su prestigio como poeta, escritora y dramaturga reconocido en cada estreno, publicación y colaboración.

Su gran amor Ignacio de Cepeda, era de carácter débil y mezquino. Jamás se formalizó con ella y le destrozó el corazón, casándose con una burguesa y manteniendo correspondencia con la escritora. Las cartas publicadas de esta parte de su vida, por la mujer de Cepeda, reflejan la historia personal de una admirada y bella escritora, fiel a sus sentimientos y valiente.

El perverso poeta Gabriel García Tessara se propuso y consiguió entablar una relación de amor, celos, orgullo y temor con la solicitada literata. Gertrudis se quedó embarazada y ante el abandono de su amante se convirtió en madre soltera. Ella amaba a su hija pero estaba la pequeña abocada a fallecer muy pronto. Tessara jamás quiso ver a Brunilda, que es como llamaba Gertrudis a la hija de ambos, a pesar de las súplicas recogidas en la escalofriante carta de Tula insistiendo en que su enferma hijita sintiera el calor de un padre antes de morir.

Destrozada a sus treinta años, consigue rehacerse casándose con Pedro Sabater el cual muere pocos meses después.

Regresa a Madrid donde contrae nuevas nupcias con el político de gran influencia coronel Verdugo, con el que se marcha a Cuba, Norteamérica y Francia, donde también muere en 1863. En Cuba es aclamada como la gran escritora que era y coronada por la poetisa Luisa Pérez de Zumbrana en enero de 1860. También dirigió en la isla la revista Álbum Cubano.

Tula vuelve a Sevilla y luego a Madrid, donde tras fallecer su amigo Nicasio Gallego, es presentada su candidatura a la Academia de la Lengua, en la que no ingresó por los valores machistas imperantes en la época y en la RAE incluso de hoy día. Tras sus desgracias sentimentales se acentúa en ella la espiritualidad y entrega mística a una severa y espartana devoción religiosa.

Retoma su residencia en Sevilla, donde termina sus días el dos de febrero de 1873.

Contexto

En el siglo XIX también se intentó frustrar el ascenso de la mujer a la cultura. Los talentos femeninos tuvieron que luchar con fuerza para hacerse con un hueco en el mundo del reconocimiento público y de la comunicación social que no siempre lograban. Las armas empleadas por las mujeres fueron muchas pero a Gertrudis Gómez de Abellaneda, dado su carisma, su personalidad, su belleza desbordante, su pasión y la fascinación que provocaba entre hombres y mujeres, no le hicieron falta. Solo necesitó ser ella misma para lograr un puesto en la historia de la literatura universal.

Las mujeres en España eran educadas en sus casas y en los conventos. La posibilidad de enseñanza mixta apareció cuando Tula, que era como llamaban a Gertrudis en su tierra natal, tenía cuarenta y tres años. La peculiar educación de la escritora se forjó en la lectura de libros de los grandes de la literatura universal, como Víctor Hugo, Lamartine, Bayron…

En su continuación de educación en España, conoce de la producción literaria nacional e influye terriblemente en ella.

La independencia y libertad que da el conocimiento, unido a la extraordinaria belleza física y talento de Tula la hizo diana de los misóginos, asustados y perversos de sus amantes, cuyos complejos de inferioridad y machismo no perdonaban la brillantez de Gertrudis .

El éxito de crítica y público mitigó su dolor de espíritu: “Envejecida a los treinta años, siento que me cabrá la suerte de sobrevivirme a mí propia, si en un momento de absoluto fastidio no salgo de súbito de este mundo tan pequeño, tan insignificante para dar felicidad, y tan grande y tan fecundo para llenarse y verter amarguras”.

Obra

Durante toda su vida cultivó todos los géneros. Escribió un total de diecinueve obras de teatro, la mayoría estrenadas con éxito en Madrid; nueve novelas; reedita dos veces sus poesías para sus “Obras completas”; publica poemas sueltos y artículos en sus colaboraciones con la prensa; y finalmente, las cartas autobiográficas, reflejo de su sensibilidad, su lucha y su valentía.

En su obra, el amor es su tema fundamental. Sus versos eróticos son de extrema y apasionada sinceridad, en la que se funde la expresión robusta con una intensa nota subjetiva de ternura y nostalgia.

Su producción, inscrita dentro del movimiento romántico, es en parte proyección de su vehemente temperamento. Subjetivismo y tono melancólico caracterizan sus poesías. Pero su fama se apoyó preferentemente en las obras teatrales. Las primeras se adscriben al género histórico, luego alternó el género bíblico-religioso con la comedia poética, según el modelo creado por Musset, y la comedia sentimental.

Su producción novelesca abarca la descripción de la esclavitud en el trópico cubano y otras de contenido o base historicista.

Destacamos de su obra poética “Al partir”, “Imitando una oda de Safo”, “Contemplación”, “Adiós a la lira”, su novela “Sab”, su exitosa obra “Baltasar” y “El cuadernillo” de memorias que escribe a su amado y amigo Ignacio Cepeda y Alcalde o las cartas a Tassara.








...por Saray Maestro ...por Saray Maestro


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




2 comentarios en Gertrudis Gómez de Avellaneda

  1. Gertrudis Gómez de Avellaneda obtuvo grandes logros en los campos de la lírica y el drama. Sus novelas alcanzaron eventualmente un éxito rotundo.

  2. A ella no le interesaba la geografía ni la historia, pero Gertrudis Gómez de Avellaneda tenía una pasión por la poesía, el drama, y las novelas.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::