buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:32 min. rellotge



Ernesto Sabato

Ernesto Sabato se destaca como una de las figuras más importantes de la historia de las letras latinoamericanas. Su obra ofrece una singular intensidad.

Nacido en 1911 en el seno de una familia de inmigrantes italianos, su infancia se revela reconcentrada y marcada por la timidez. En 1933 es elegido secretario general de la Juventud Comunista, imparte diversos cursos sobre marxismo y conoce a la que será su futura esposa, Matilde Kusminsky-Richter. Estudia física, se doctora en 1938 en París, y realiza investigaciones en el laboratorio Curie. En la capital francesa entra en contacto con el surrealismo, lo que tendrá una impronta esencial en la narrativa que desarrollará en el futuro. Su contacto con dicho movimiento le brinda, al igual que a otros autores latinoamericanos como Alejo Carpentier, Miguel Ángel Asturias, Julio Cortázar u Octavio Paz, el descubrimiento de nuevos mecanismos narrativos y de la posibilidad de una prospección más honda y completa en la realidad Sabato y en la psique humana. Por ello no resulta descabellado afirmar que las novelas de son novelas psicológicas, lo que entronca con su interés en el psicoanálisis, despertado en las mismas fechas. La estancia en París se ve truncada a causa del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Vuelve a Argentina entablando contacto con los integrantes de la revista Sur, personalidades tan relevantes en las letras argentinas, como Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, José Bianco y Victoria y Silvina Ocampo. Ejerce como profesor de física en la Universidad Nacional de La Plata, cargo que se verá forzado a abandonar a raíz de la publicación de unos artículos hostiles al gobierno de Juan Domingo Perón.

En 1943 sufre una honda crisis existencial motivada por el conflicto entre su inclinación científica y su vocación literaria. A partir de este momento, su dedicación a la literatura va a ser plena; escribirá una obra como Uno y el universo (1946), ensayo en el que arremete contra el fundamentalismo tecnocrático en que, a su parecer, estaba desembocando el desarrollo de la ciencia. El año anterior es concebida su primera novela, El túnel, que será publicada en el 48. En ella, el tema de la soledad y la incomunicación del hombre, atrapado en su propio túnel “oscuro y solitario”, alcanza una estremecedora formulación en la historia del pintor Eduardo Castel y su relación con María Iribarne. La huella de Kafka, uno de sus autores predilectos, se trasluce en su obra, así como el pesimismo de Faulkner.

En los años siguientes publica varios ensayos recogidos en dos libros: Hombres y engranajes (1951) y Heterodoxia (1953). En ellos aborda lúcidamente temas relacionados con la literatura, la filosofía, el arte, la política… En 1955 le es otorgado el cargo de director del periódico Mundo argentino. Posteriormente ven la luz polémicos escritos nacidos del compromiso político del autor.

Su siguiente novela, Sobre héroes y tumbas, aparece en 1961 gracias a la intervención de la esposa de Sabato, quien la salva del fuego al que pretendía entregarla el autor. De ahí la dedicatoria que le dirige al comienzo de la obra “a la mujer que tenazmente me alentó en los momentos de descreimiento, que son los más. Sin ella, nunca habría tenido fuerzas para llevarla a cabo.”&sup1 Esta novela, apocalíptica para algunos, incide en el pesimismo existencialista característico de la narrativa de Sabato dibujando, mediante el entrecruzamiento de diversos planos narrativos, varias historias paralelas. Inserto en mitad de la narración se encuentra el “Informe sobre ciegos”, un pasaje de tintes expresionistas y pesadillescos que sería magistralmente trasladado al cómic por Alberto Breccia.

Dos años después aparece el volumen de ensayos El escritor y sus fantasmas, el cual se ocupa de los pormenores de la creación literaria y sus escollos. En él Sabato establece una clara dicotomía entre una literatura “problemática” (centrada en la vida, en el acento metafísico, alentada por un espíritu combatiente) y una literatura “gratuita” (pomposa, marcada por lo lúdico y el preciosismo formal), tomando un claro partido por la primera. Siempre se ha mostrado contrario a la afectación de estilo. En su opinión, “un buen escritor expresa grandes cosas con pequeñas palabras; a la inversa del mal escritor, que dice cosas insignificantes con palabras grandiosas.”

En 1966 se publica el primer tomo de sus Obras completas, cuya segunda entrega aparece en 1970. También dedica ensayos a la obra de Borges, Robbe-Grillet y Sartre y se publica una antología de textos del autor a instancias de Victoria Ocampo.
Abbadón el exterminador (1974) es la última novela de Sabato. El título contiene una referencia bíblica: alude al ángel que comandará las tropas que combatirán en la batalla de Armageddon. La relevancia concedida a los títulos no es gratuita. En una conversación con Borges el propio Sabato considera que el papel del título es esencial en el libro. La nueva obra conforma un collage en el que se entrecruzan pasajes narrativos, reflexiones sobre el propio acto de escribir, fragmentos de entrevistas imaginarias, personajes procedentes de otras obras del autor… Todo ello se erige en una reflexión sobre el concepto del mal y los aspectos más sórdidos de la condición humana. El mismo año obtiene el premio de la Sociedad Argentina de Escritores gracias al libro, que dos años después obtendrá en Francia el premio a la mejor obra extranjera publicada en el país. Los galardones se sucederán en los años siguientes en varios países: el Premio Médici en Italia (1977), la Cruz de la Orden al Mérito Civil en España (1978), el nombramiento como Caballero de la Legión de Honor en Francia (1979)… En 1984 le es otorgado el Premio Cervantes, y ese mismo año es nombrado presidente de la comisión encargada de redactar el informe sobre los desaparecidos durante la dictadura militar argentina. Hasta la actualidad ha seguido recibiendo diversos galardones, homenajes y doctorados Honoris Causa. Actualmente tiene vetadas la lectura y la escritura por prescripción médica, debido a una dolencia ocular.
Lorenzo Silva señala que Ernesto Sabato ha sido “un indagador de sombras al que paradójicamente (o no) ha movido siempre un irrefrenable afán de luz”. Su obra constituye una profunda indagación sobre la existencia humana, así como una vía para exorcizar los fantasmas interiores.

¹ Ernesto Sabato, Sobre héroes y tumbas, Madrid: Bibliotex, 2001, pág. 13.
&sup2 Ernesto Sabato, Hombres y engranajes. Heterodoxia, Madrid: Alianza Editorial, 1988, pág. 122.
&sup3 Lorenzo Silva, “Prólogo” a Sobre héroes y tumbas, op. cit., pág. 5.








...por Juan R. Vélez ...por Juan R. Vélez


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




3 comentarios en Ernesto Sabato

  1. Para añadir información a la excelente biografía de Ernesto Sabato os pongo lo que el propio Ernesto Sabato comentaba:
    “Puede parecer un acto de horrible esnobismo que tres crisis fundamentales de mi vida se sucedieran en París, pero efectivamente así fue. La primera se produjo en el invierno de 1935, cuando yo era un muchacho de 24 años. Desee 1930 milité en la Juventud Comunista, cuando la dictadura del general Uriburu. Abandoné estudios, familia y mis comodidades burguesas. Viví con nombre supuesto en La Plata, en cuyos suburbios estaban los dos frigoríficos más grandes del país, donde se explotaba despiadadamente a toda clase de inmigrantes, que vivían amontonados en tugurios de zinc, rodeados de pantanos de aguas podridas. Repartíamos manifiestos, participábamos de la organización de huelgas. Hacia 1933 fue ya secretario de la Juventud Comunista, cuando habían empezado mis dudas sobre el estalinismo, y entonces resolvieron mandarme a las Escuelas Leninistas de Moscú, a purificarme. Si hubiese ido, no habría vuelto jamás vivo. Tenía que pasar previamente por Bruselas, por un congreso contra el fascismo y allí supe con horrendos detalles de los “procesos” de Moscú. Me escapé a París, viví un invierno muy duro en la piecita de un compañero disidente, mientras el partido me buscaba. Logré volver a la Plata, donde proseguí mi carrera en física-matemática. Cuando terminé mi dieron una bourse para trabajar en el laboratorio Curie, donde trabajé durante casi un año y, allí en París, asistí a la ruptura del átomo de uranio, que se disputaban tres laboratorios: ganó la “carrera” un alemán. Pensé que era el comienzo del Apocalipsis. Viví en una confusión horrible, mientras escribía mi primera novela y cometí la infamia de dejar que Matilde se volviera a la Argentina con nuestro primer hijo, de pocos meses, mientras yo tenía una amante rusa. La tercera crisis fue consecuencia de todo esto, y de mi vínculo con los surrealistas: Domínguez, Matta, Wifredo Lam y otros. En otro día de invierno fuimos con Domínguez, a la tarde, al Marché aux Puces y volvimos después en el Metro hasta Montparnasse, donde tenía su estudio Domínguez. En la calle, ya era de noche, en un especie de nevisca, Domínguez se detuvo y me dijo:”¿Qué te parece si esta noche nos suicidamos juntos ?” No era una broma, era muy propenso, como lo probó años después. Yo me negué, aunque también me atraía el suicidio: me salvó mi instinto, y aquí estoy, junto a la Matilde de todos los tiempos, una de esas “mujeres fuertes de la Biblia”, que está muriendo, en medio del dolor más profundo de mi vida, en el final de una existencia muy compleja.”

  2. Ernesto Sabato es un excelente escritor argentino que tiene unos libros muy bellos que me gustaría recomendar a todos.

  3. Esta muy interesante la vida o biografía del autor Ernesto Sabato, me ayuda a aprender más de los autores, descubrir el porque de sus obras y en que se inspiran para escribirlas, que si tiene que ver con algo de nuestra localidad o como estamos viviendo.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::