buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 3:44 min. rellotge



Elfriede Jelinek

“Cada día muere una pieza musical, una novela o un poema porque ya no posee razón de existencia en nuestro tiempo. Y lo que parecía eterno ha perecido, ya nadie lo conoce. Aun cuando habría merecido seguir existiendo. En el curso de piano de Erika ya hay niños que machacan a Mozart o a Haydn, los más avanzados se deslizan sobre los patines de Brahms y Schumann, cubriendo el bosque de la literatura musical con sus babas de caracol.”

La profesora de piano, Elfried Jelinke.

Recientemente galardonada con el Premio Nobel de Literatura 2004 en reconocimiento a su “extraordinario entusiasmo estilístico que revela el absurdo de los clichés en la sociedad” y por su “corriente musical de voces y contravoces” de sus novelas, Elfriede Jelinek es una de las más notables y polémicas escritoras contemporáneas de habla alemana y la décima mujer premiada con tal condecoración. En su historial de galardones, figuran también el Premio Heinrich Böll (1986), el Premio de Literatura de Bremen (1996) y el Premio Georg Büchner 1998 (la más alta distinción literaria de la lengua alemana).

Dramaturga, poeta, novelista y ensayista, Elfriede Jelinek nació el 20 de octubre de 1946 en Mürzzuschlag, en la provincia austriaca de Estiria. De padre judío checo –fallecido en un hospital psiquiátrico en 1969- y de madre perteneciente a la alta burguesía católica, se crió en Viena, donde en 1960 empezó a estudiar, por imposición materna, piano y composición en el Conservatorio de la ciudad, mientras cursaba estudios de Teatro e Historia del Arte en la universidad. En 1967 abandonó la carrera para empezar a escribir lírica y textos en prosa para “Protokolle”, la más importante revista austriaca de vanguardia literaria. Su debut literario tuvo lugar ese mismo año, con la publicación de su poemario Lisas Schatten. Sin embargo, no fue hasta 1970 que publicó su primera novela, Wir sind Lockvögel baby (Somos reclamos, baby), texto satírico que compartiría con su siguiente obra, Michael. Ein Jugendbuch für die Infantilgesellschaft (1972), su ataque frontal y cínico a la hipocresía y al conformismo de la cultura popular austriaca. Entre 1974 y 1991 militó en el partido comunista austriaco, afiliación que se traduce en la alta y destructiva crítica social contenida, como hemos visto, en gran parte de sus trabajos literarios.

A principios de la década de los 70, y después de pasar unos años en Berlín y Roma, Jelinek se casó con Gottfried Hüngsberg, acontecimiento que la llevaría a residir entre Viena y Munich durante algún tiempo. Fue en esa época cuando la Premio Nobel conquistó el público alemán, rendido –u ofendido, dependiendo del caso- por sus encantos literarios a partir de sus novelas Die Liebhaberinnen (Los amantes, 1975); Die Ausgesperrten (traducida al inglés como Wonderful, Wonderful Times, 1980) y la altamente autobiográfica Die Klavierspielerin (La pianista, 1983), trasladada a la gran pantalla en 2001 por el reputado director austriaco Michael Haneke.

Todas las novelas de Jelinek, al menos las que hasta hoy se han publicado en castellano (Los amantes, Deseo, La pianista, El Ansia y Los excluidos –éstas dos últimos pendientes de reedición), se erigen alrededor de una lucha con y contra el lenguaje, nacida en todos los casos con el fin último de desmantelar la estructura y el orden ideológico del poder de su tiempo y de su sociedad. Como Elias Canetti, Karl Kraus y Thomas Bernhard, coterráneos suyos, ha repudiado sin miramientos a su país, al que reprocha seguir anclado en el anacronismo más recalcitrante y en su imperdonable pasado nazi. A diferencia de ellos, sin embargo, la subversión literaria de los textos de Jelinek recae substancialmente en la atención que éstos dedican al papel de la mujer y, concretamente, a su incapacidad de desarrollarse plenamente en un contexto que la tacha de banal estereotipo, relegándola a la función de marioneta. Este es el caso de su novela Deseo (1989), en el que la autora austriaca retrata cruda e implacablemente la dominación de una mujer por parte de su marido; o de La pianista (1983), en la que la protagonista debe hacer frente a una madre sobre protectora y posesiva para poder escapar de la red de inhibiciones y fiascos en que se ha convertido su vida.

Moviéndose entre la prosa y la poesía, el estilo literario de la narrativa de Jelinek puede definirse entorno a la estructura del himno, sesgado de forma abrupta pero magistral con escenas teatrales e incursiones de recursos estilísticos propios del lenguaje cinematográfico. En gran medida, tal influencia puede explicarse por su asidua y notable participación tanto en guiones cinematográficos como radiofónicos (Wenn die sonne sinkt ist für manche schon büroschluss, escrito en 1974, es uno de ellos) como en obras puramente dramáticas, como serían, entre otras, Totenauberg, Raststätte, Wolken. Heim, Ein Sportstück e In den Alpen, textos teatrales en los que los diálogos desaparecen en favor de un tipo de monólogos caracterizados por su polifonía y complejidad lingüística.

Además de novelista, poeta y dramaturga, Jelinek ha incurrido a lo largo de su carrera en el terreno de la traducción al alemán de autores estadounidenses e ingleses, entre los que destacan especialmente el enigmático Thomas Pynchon y el poeta renacentista Christopher Marlowe. También es autora de varios ensayos, de los que merece la pena citar Los hijos de los muertos, escrito en 1995.








...por Ruth García ...por Ruth García


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




4 comentarios en Elfriede Jelinek

  1. Es una escritora que ha sabido suscitar la polémica de su obra. En las novelas de Elfriede Jelinek impera un mundo despiadado de violencia y sumisión.

  2. Resaltar de la biografía de Elfriede Jelinek que en 2004 se le concedió el Nobel de literatura, pero no acudió a recoger el premio alegando problemas de fobia social.

  3. Elfriede Jelinek es una autora versátil que ha transitado por diferentes géneros: la novela, teatro, la poesía y el ensayo.

  4. Elfriede me parece por mucho una de las grandes escritoras contemporáneas, es una lástima que aún siga siendo tan poco leída y que algunos aspectos de su vida social sirvan para juzgarla a quienes no conocen buena parte de su obra. Es lamentable que aún no podamos conseguir mucho de su material o que no se presenten en México ninguno de sus trabajos como dramaturga. Esta mujer rompe todas las convenciones de la llamada literatura femenina, creo que las mujeres que se dedican a escribir deberían interesarse y conocer a fondo su obra.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::