buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:35 min. rellotge



El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes

El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha es una de las obras imprescindibles de la literatura española. Su autor Miguel de Cervantes (1547-1616) la escribió con el fin de ridiculizar los libros de caballería.

Para hacerlo, existe la teoría, que Cervantes partió del Entremés de los Romances, una obra anónima, en la cual un pastor perdía la cordura al leer numerosos romances. Así, El Quijote plasma el dilema entre realidad y ficción, materialismo e idealismo, locura y cordura.

La famosa obra de Cervantes se publicó en dos partes, una en 1605 y otra en 1615. Se estructura a través de tres salidas. En la primera, don Quijote se las ingenia para que le armen caballero en una venta, en la segunda, decidido ya a imitar los famosos héroes de caballería, comienza a recorrer mundo buscando aventuras. Algunas de éstas son: la de los molinos, la del vizcaíno, la de los batanes, la de los galeotes y la de los cueros de vino. Durante la tercera salida, don Quijote y su amigo Sancho se instalan por un tiempo en el palacio de unos duques, los cuales se ríen de éstos para pasarlo bien. Al fin llegan a Barcelona. Allí, el protagonista es vencido por un vecino que se hace pasar por el caballero de la Blanca Luna, quien le impone la vuelta casa, donde fallece.

Don Quijote, que se llama en realidad Alonso Quijano, representa una concepción del amor caballeresco, que se basa en el amor cortés. De este modo, antes de empezar cualquier hazaña, don Quijote invoca a Dulcinea, su amada. Y es que ella es su señora y por ella quiere luchar, aunque sea imaginariamente. En sus momentos peores, el protagonista llega a dar lástima. Sobretodo, cuando presa de su locura, llega a ser víctima de las burlas ajenas. Primero, don Quijote quería ser un caballero andante con el fin de defender lo bueno y lo justo. No obstante, se va desilusionando de todos aquellos sueños primeros y llegará a pensar que prefiere ser un simple pastor. Sancho Panza, aunque lo pueda parecer, no representa lo contrario de don Quijote. Es más bien su complementario. Éste va ganando sabiduría y conocimiento gracias, sobretodo, a la experiencia. Cuando la ocasión lo requiere sabe defender la propia dignidad sin cobardía alguna. Se trata de un personaje que evoluciona. Dejará de ser un simple hombre de bien para convertirse, al fin, en un idealista. El carácter de Sancho se va modificando a medida que va viviendo aventuras con su compañero, el cual le va influenciando con su locura. Lo que en un principio parece ser contradictorio, acaba resultando complementario. De este modo, don Quijote es fiel a sus ideales y sentimientos, mientras que Sancho lo es a la sensatez y a la racionalidad. Los dos juntos formarán una sola persona. Uno corazón y el otro cabeza. 

En cuanto al lenguaje, éste se adapta al nivel social de cada personaje. Así, el lenguaje que utiliza don Quijote es culto. Especializado, ante todo, en vocabulario caballeresco y en mitología clásica. También resulta ser un tanto arcaizante. El lenguaje de Sancho es más bien popular, le encantan los refranes de toda la vida. Se sirve de un vocabulario un tanto vulgar, lo que era corriente en aquellos tiempos, en que no todo el mundo tenía acceso a la cultura. Por su parte, el narrador se sirve de un lenguaje intermedio, ni muy culto ni demasiado popular. No obstante, la riqueza lingüística de Cervantes es indiscutible. Y es que Cervantes ha utilizado para escribir este libro ni más ni menos que doce mil distintas palabras. Para que nos hagamos una idea de lo que ello implica, diremos que actualmente una persona culta conoce sólo unas seis mil palabras diferentes.

Con respecto a técnica y estilo, señalaremos la parodia que está continuamente presente en el libro. Para parodiar las novelas de caballerías, el autor se sirve de diferentes recursos. Algunos de éstos son: el apócrifo, el lenguaje altisonante y arcaizante y el uso de la hipérbole, entre otros. También se recurre, frecuentemente, a la ironía. De este modo, pocas son las frases que no tienen un doble sentido. Así, hay numerosos desajustes entre actitudes y situaciones. Además la ironía queda perfectamente plasmada en varias frases y expresiones de Quijote y Sancho. Tanto la parodia como la ironía nos llevan al particular humor del universo cervantino que en este caso se refleja sobretodo a través de don Quijote.

Otro recurso estilístico interesante es la perfección del diálogo. Y es que a través de éste los personajes dejan al descubierto sus intimidades, por medio de un ingenioso proceso dialéctico. Luego, el perspectivismo es importante también, ya que encontramos diferentes perspectivas que confluyen sobre una realidad. Por un lado, hay la combinación de los tres “autores”: el narrador cristiano, el traductor aljamiado y el historiador árabe. Estas tres perspectivas nos dan una mayor y enriquecida visión de lo ocurrido. También, claro está, existe el cúmulo de visiones de los diferentes personajes. Este perspectivismo permite al autor definir la verdad “cervantina”, que no es nada más que la verdad vital o existencial. Por otra parte, la característica típicamente barroca del dinamismo afecta a la estructura y al estilo. El dinámico movimiento de los personajes hace la obra más amena. Finalmente, el grado de realismo que hallamos en la obra es impresionante. Así, Sancho y Quijote nos dan la sensación de ser personajes reales, de carne y hueso.

Cuando Miguel de Cervantes acabó la primera parte del libro, quiso, en su prólogo, hacer referencia a las musas en cuanto a la realización de la obra. Se “disculpó” además por haber dado vida a “un hijo feo y sin gracia alguna”. Esto lo achaca a dos motivos. Primero, la imposibilidad de contravenir el orden natural, según el que “cada cosa engendra su semejante”. En segundo lugar, están las condiciones no muy propicias para que las musas se hicieran presentes durante la creación de la obra: en una incómoda y ruidosa prisión. Más adelante, comenta que éstas no siempre se hacen presentes. Con musas o sin ellas, Cervantes consiguió crear una obra, la calidad literaria de la cual es incuestionable. Ortega y Gasset lo tiene claro: “no existe libro alguno cuyo poder de alusiones simbólicas al sentido universal de la vida sea tan grande y, sin embargo, no existe libro alguno en que hallemos menos anticipaciones, menos indicios para su propia interpretación”. En ello, tal vez, consista su grandeza.








...por Carme Bosch ...por Carme Bosch


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




3 comentarios en El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes

  1. Es una de las obras que todo el mundo debería leer y debería hacer leer a sus hijos. Un libro de gran belleza capital en la historia de la literatura española.

  2. “El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha” es el libro más fascinante que uno puede leer. Un libro clave en la literatura universal.

  3. Un hidalgo manchego, enloquecido por los libros de caballería, comienza a creerse él mismo un caballero andante. Provisto de armas, un rocín, un escudero y una dama de quien enamorarse, sale de su aldea en búsqueda de aventuras. “El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha” es un libro de Miguel de Cervantes imprescindible.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::