buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:57 min. rellotge



Antígona, de Sófacles

Sófocles, poeta trágico griego e hijo de su época, nació en Colona, hoy parte de Atenas, actual Grecia poco antes de las Guerras Médicas en los albores del siglo V. a. C.

Su existencia se abre a la vida a la vez que el gran siglo de oro en Grecia donde comienza el apogeo intelectual ateniense en todas sus vertientes. Las noticias que sobre él nos llegan de la Antigüedad, nos perfila a un Sófocles como un hombre de un gran equilibrio y moderación espirituales. Sus contemporáneos, por ejemplo Aristófanes en su comedia Las Ranas, nos lo describen como una persona de carácter afable y feliz, lo que no deja de estar en contraposición con la profundidad trágica que predomina en sus personajes, los cuales saben hacer frente al irremediable destino divino tal y como se refleja en “Antígona”.

Sófocles nace en el seno de una familia ateniense acomodada. Su padre Sófilo era un fabricante de armas. Recibió en su juventud una educación esmerada y sobresalió tanto en la gimnasia como en las restantes artes: intervino públicamente en un coro de danza, así como tocador de cítara. Se casó con Nicóstrata y tuvieron un hijo, Iofonte, que también fue poeta trágico; pero de una extranjera, Teoris de Sición, tuvo otro hijo, Aristón, del que a su vez nacería Sófocles el Joven, nieto preferido de su abuelo y también como él autor dramático.

En cuanto a la vida política que se vivía en la capital ateniense Sófocles no mostró especial interés, a pesar de que aparece junto a su amigo Pericles como estratego en la campaña contra Samos allá por las lejanas fechas 441-440, al poco de haber estrenado su “Antígona” (se cree que fue estrenada en el año 442). Incluso dos años antes fue elegido helenotamía, es decir, una especie de inspector de los tesoros aportados por la Liga de ciudades griegas bajo la soberanía de Atenas.

En cuanto a su nutrida producción dramática, el filólogo alejandrino Aristófanes de Bizancio, siglo III-II a.C. poseyó 130 tragedias de sofocleas, de las que siete se consideraban adulteradas, de este modo nos han llegado hasta nuestros días el número de 124. Todos estos datos hablan por sí mismos, del gran elenco de obras de nuestro autor sólo conservamos una penuria. Siete son las tragedias que poseemos íntegras: Áyax, Las Traquinias, Antígona, Edipo Rey, Electra, Filoctetes y Edipo en colono, a lo que hay que añadir el drama satírico Los Rastreadores, que conservamos en una gran medida gracias a un papiro descubierto en 1907.

“Antígona” es una de las obras trágicas más interesantes en las que el lector se siente como un protagonista más del entramado, te hace vivir en primera persona todo lo que se va descubriendo, poco a poco, manteniéndote en vilo hasta el final sobre lo que puede o podría suceder, un conjunto de sensaciones que se experimentan gracias a la pluma del autor, en este caso de Sófocles. Entre los distintos personajes que aparecen en el libro, Antígona (hija de Edipo), Ismena (hermana de Antígona), Creonte (Tirano de Tebas, tío de Antígona e Ismena), Hemón (hijo de Creonte y prometido de Antígona), Tiresias (adivino ciego) o Eurídice (Mujer de Creonte y madre de Hemón) existe una duda por saber quién es realmente el protagonista. Todo apunta a Antígona, pero Creonte también es un perfecto candidato para este puesto. Si os percatáis del nombre de la hija de Edipo es Antígona, como sabemos, este nombre parece que nos lleva hasta la acepción antagónico …y les pregunto… ¿quién es el personaje antagónico (opuesto) de nuestra supuesta protagonista? La respuesta tiene un sólo nombre, Creonte. Personaje que se presenta frente a Antígona en calidad de antagonista y representante autócrata de las leyes de los hombres, que en este caso entran en conflicto. De otro lado, están quienes piensan que el verdadero protagonista en la mente de Sófocles es Creonte, que representa un tipo de conducta a cuyo desprestigio y condena está orientada la pieza. Para la mayoría, Creonte sería el clásico gobernante que, a pesar de poseer incluso una buena voluntad a priori, llegado un momento sufre una recia obcecación que le lleva a extremos en un primer momento insospechados. Quien sea el verdadero protagonista de la obra, si Antígona o Creonte, es un interrogante como el saber cuál era la intención principal del autor en esta tragedia, pero lo que sí está claro es que el principal protagonista será para cada lector el que considere…así que…anímense a leer a esta tragedia clásica y encuentren al verdadero protagonista…

Los diálogos se encuadran en cantos que comentan con amplitud y armonía la inconsecuencia de la dicha, la nobleza el sufrimiento y la grandeza de la voluntad, de las que la acción sólo mostraba los efectos particulares, reflejados estos cánticos mediante el Coro de Ancianos Tebanos. El tema central del argumento es que Antígona quiere dar sepultura a su hermano muerto, que se había levantado contra la ciudad, ante la oposición del tirano Creonte, quien al negarle su deseo pretende dar ejemplo a la ciudad y prepararle un final a la hija de Edipo un tanto…

El personaje Antígona, por su parte, defiende una postura de culto divino, Hemón (prometido de Antígona) no participará de los deseos de su padre Creonte y el adivino Tiresias se enfrentará también al tirano. Por lo tanto, el personaje Creonte se ve acosado por tres posturas distintas y, tal vez, la verdadera intención del poeta ateniense es destrozar la figura del dictador. Con una lectura detenida y relajada pueden apreciarse los innumerables efector buscados por el poeta griego trágico para aumentar el clima de tensión.

Respecto a la fecha de su muerte se tienen datos más seguros que sobre su nacimiento. En el Proagón de las Dionisias, presentación de las diversas compañías de teatro que participarían pocos días después en los concursos dramáticos, en el año 406, Sófocles hizo aparecer a su coro y a sus actores vestidos de negro por la reciente muerte de Eurípides, lo que nuevamente nos confirma su espíritu piadoso y apacible. Sin embargo, ya había muerto cuando al año siguiente Aristófanes puso en escena su comedia “Las Ranas”, anteriormente citada, en las fiestas Leneas. Sófocles había muerto en el intermedio, ¿cosas del hado o no?

Este gran dramaturgo con toda una extensa producción de obras, entre las que se encuentra “Antígona”, nos acerca a la tan olvidada, por muchos, Cultura Griega Clásica en la que el enfrentamiento entre la ley humana y la ley natural es el epicentro del argumento. Por esta razón y por muchas más, que podrán descubrir leyendo la tragedia “Antígona”, esta obra de gran valía es considerada una “joya oculta” y, oculta o no, es una Joya literaria.








...por Virginia Marín ...por Virginia Marín


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




2 comentarios en Antígona, de Sófacles

  1. En “Antígona” de Sófocles dos concepciones de la justicia entran en colisión. Por un lado, las leyes del Estado, de la ciudad, que persiguen el mantenimiento del orden; por otro, las normas religiosas, las leyes eternas dictadas por los dioses. Creonte y Antígona mantienen una pugna irreconciliable que conduce a la destrucción y al sufrimiento. La obra nos muestra dos personajes enclaustrados en sus posturas, dogmáticos.

  2. En “Antígona” Sófocles nos comenta un drama profundamente humano, que describe en esencia misma la problemática que aún hoy, comienzos del siglo XXI, sigue dividiendo a juristas y no juristas de todo el mundo.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::