buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:56 min. rellotge



Alfonsina Storni

Alfonsina Storni Martignoni, una de las voces femeninas más destacadas de la poesía latinoamericana del siglo XX, nació en Sala Capriasca, Suiza (cantón del Ticino) el 29 de mayo de 1892.

En 1880 su familia había llegado a la provincia de San Juan, en Argentina, donde fundó una pequeña empresa: “Cerveza los Alpes de Storni y Cía.”, volviendo después a Suiza.

Tras el nacimiento de Alfonsina viajaron de nuevo a San Juan, trasladándose posteriormente a Rosario en 1901. Allí la familia abrió un negocio (el Café Suizo) que no salió adelante, viéndose inmersa en problemas económicos que motivaron que Alfonsina y su madre tuvieran que trabajar como costureras. La llegada a la ciudad de la compañía teatral de Manuel Cordero, en la que se enroló a los trece años tras sustituir a una actriz enferma, supuso el primer contacto de la futura escritora con el mundo del teatro. Con dicha compañía recorrió las principales ciudades argentinas representando obras de Ibsen o Galdós, entre otros. Su padre, aquejado de depresión y alcoholismo, murió cuando ella contaba catorce años, y al volver a Rosario Alfonsina se enteró de que su madre había contraído segundas nupcias y se había trasladado a Bustinza. Estudió la carrera de maestra rural en la Escuela Normal Mixta de Maestros Rurales en Coronda, y sus apuros económicos motivaron que hiciese furtivas escapadas a Rosario para cantar en un teatrillo como corista. Obtuvo el título de maestra en 1911 y comenzó a ejercer en una escuela de dicha ciudad.

De sus primeros poemas, publicados en las revistas Mundo Rosarino y Monos y Monadas, no quedan testimonios, pero sí de los publicados un año después en Mundo Argentino. A finales de 1911 se trasladó a Buenos Aires con un exiguo equipaje. En la capital desempeñó labores de cajera hasta que un nombramiento del Consejo Nacional de Educación le permitió ejercer la enseñanza en el Teatro Infantil Municipal Lavardén y en el Conservatorio Nacional, a la vez que escribía en la revista Caras y Caretas. En el año siguiente nació su hijo Alejandro, fruto de un romance con un hombre casado ligado al mundo de la política. En 1916 apareció La inquietud del rosal, su primer libro, gracias a la intercesión del poeta Félix B. Visillac. En esa época entabló contacto con escritores modernistas, entre ellos el mexicano Amado Nervo, para ella un “divino poeta” a quien admiraba y a quien dedicó un ejemplar del citado poemario. También mantuvo contacto con personalidades de tanto peso en el terreno cultural del momento como José Enrique Rodó, Julio Herrera y Reissing, Manuel Ugarte y José Ingenieros. Junto a su labor de enseñanza ejerció el periodismo en varias publicaciones como El Hogar, Mundo Argentino, La Nota, Nosotros, y en Crítica y La Nación bajo el seudónimo de Tao-Lao.

Dos años después se publicó El dulce daño y, en 1919, Irremediablemente. En 1920 realizó una visita a Uruguay, invitada por la Universidad de Montevideo para participar en un ciclo de conferencias en el que también intervinieron Delmira Agustini y Delfina Bunge de Gálvez. Dicha visita despertó una considerable expectación, y durante la misma conoció a la poeta Juana de Ibarbourou; también se publicó su libro Languidez, que le valió galardones como el Primer Premio Municipal de Poesía y el Segundo Premio Nacional de Literatura. Ese mismo año adquirió la ciudadanía argentina, y en 1921 se creó para ella una cátedra en el Teatro Infantil Lavardén.

En 1922 conoció al narrador Horacio Quiroga, con quien se planteó ir a vivir al refugio de éste en San Ignacio, Misiones, aunque fue disuadida de dicho plan por su amigo el pintor Benito Quintero Martín; comenzó a frecuentar las reuniones organizadas por el pintor Emilio Centurión, germen del futuro grupo Anaconda. En 1923 Alfonsina Storni fue nombrada entre los poetas mayores de treinta años más respetados del momento en una encuesta efectuada por la revista Nosotros, y el Ministerio de Instrucción Pública le otorgó una cátedra en la Escuela Nacional de Lenguas Vivas. En 1925 se publicó uno de sus poemarios más celebrados, Ocre, que supone el giro hacia una etapa más simbólica y sombría. Por esa misma época conoció a Gabriela Mistral, y el encuentro de las autoras resultó memorable para ambas.

En 1926 apareció su volumen de poemas en prosa Poemas de amor. En 1927 tuvo lugar el esperado estreno de su obra teatral El amo del mundo, que no resultó todo lo gratificante que podría esperarse y recibió duras críticas, situación de la que la autora culpó al director y a los actores. Sus otras incursiones en la dramaturgia llegaron en 1932 con sus Dos farsas pirotécnicas (Cimbelina y Polixena y la cocinerita), que no fueron llevadas a escena hasta después de su muerte. Intervino en la constitución de la Sociedad Argentina de Escritores y viajó a Europa en dos ocasiones: en 1928 y 1931, la primera vez en compañía de la actriz Blanca de la Vega y la segunda con su hijo. Conoció a Federico García Lorca en la tertulia del café Tortoni cuando éste viajó a Buenos Aires para dirigir la representación de Bodas de sangre y le dedicó el poema “Retrato de García Lorca”, que figura en el volumen Mundo de siete pozos (1934). En 1935 le fue diagnosticado un cáncer de mama, que una operación no consiguió extirpar por completo. Los suicidios de amigos como Horacio Quiroga (a quien dedicó también un poema) o Leopoldo Lugones, sumados a sus problemas de salud, minaron su estado de ánimo y provocaron que se fuera recluyendo paulatinamente. Al año siguiente su conferencia, posteriormente convertida en ensayo, Desovillando la raíz porteña constituyó su aportación a la celebración del IV centenario de la fundación de Buenos Aires.

En 1938 se publicó su último libro, Mascarilla y trébol, y participó en un homenaje que se brindó en Montevideo a Gabriela Mistral, Juana de Ibarbourou y ella misma, en el que las tres autoras hablaron sobre su labor de escritura. El 25 de octubre del mismo año se suicidó arrojándose al Mar del Plata. Su poema “Voy a dormir”, que días antes había enviado al periódico La Nación, puede leerse en clave de despedida. Hoy día en el lugar desde el que presumiblemente se lanzó al agua se puede contemplar un monumento recordatorio obra del escultor Luis Perlotti. Tal desenlace inspiró la canción “Alfonsina y el mar”, escrita por Félix Luna y Ariel Ramírez –recobrando el tono y algunos versos del citado poema– y abordada por gran cantidad de cantantes, destacando la interpretación de Mercedes Sosa. En 1950 se publicó una parte de sus obras de teatro para niños bajo el título de Teatro infantil, aunque algunas de ellas todavía continúan inéditas.

Su obra se ubica a caballo entre los ecos del Modernismo y la incipiente Vanguardia, y su figura destaca entre las autoras femeninas que descollaron en Latinoamérica en la primera mitad del siglo XX, como Dulce María Loynaz o las ya mencionadas Delmira Agustini, Juana de Ibarbourou y Gabriela Mistral.








...por Juan R. Vélez ...por Juan R. Vélez


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




3 comentarios en Alfonsina Storni

  1. Alfonsina Storni ha sido considerada la poetisa del posmodernismo argentino, una dama entre las damas de las letras.

  2. Toda la obra de Alfonsina Storni refleja dramatismo, lucha y una audacia inusual para la época. Su temática es, sobre todo, amorosa, feminista y profunda, en donde se refleja un carácter singular, marcado muchas veces por la neurosis.

  3. Coherencia fue precisamente la palabra que eligió su hijo Alejandro para hablar de la actitud con que Alfonsina Storni tomó la muerte: “Mi madre siempre había sido coherente, y lo fue también en la muerte. No estaba para morir en una cama y tenía tres meses de vida. Sabía que si se dejaba estar llegaría un momento en que no tendría energías para quitarse la vida”.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2013 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::